Diario Cofrade

Jueves Santo en Cádiz: la no salida de Afligidos

Afligidos Afligidos

Afligidos / Marcos Piñero

Hermanos mayores, miembros de junta, responsables del cortejo, hermanos de toda la vida, capataces, cargadores... Ellos son los principales afectados por la suspensión de las salidas procesionales de este año. Y con la Semana Santa ya encarando su recta final, responden a dos preguntas relaciondas con este año y con el día más señalado para ellos:

1. ¿Cómo va a vivir o está viviendo esta Semana Santa sin procesiones?

2. ¿Cuál es su mejor recuerdo del Jueves Santo?

Por parte de la cofradía de Afligidos, responden a estas preguntas la vicehermana mayor y anterior hermana mayor de la hermandad, Lourdes Cortejosa, y uno de los cargadores de la cuadrilla que este año iba a comandar Luis Rivas, Félix del Río.

Lourdes Cortejosa. Vicehermana mayor

1. Vivo esta Semana Santa intentando no perder el tiempo en temas insignificantes y con la mirada puesta en nuestros hermanos. Todos solemos tener en nuestros hogares en un lugar privilegiado una foto de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos y María Santísima de los Desconsuelos, una vela, la medalla o el pañuelo con los corazones... En estas circunstancias qué mejor que ayudar sin condiciones y en ello estamos desde la junta de gobierno.

2. La mañana del Jueves Santo es especial en Afligidos, hay muchas familias que viven fuera de Cádiz o que por sus ocupaciones no cuentan con el tiempo que quisieran para estar junto a los titulares y acuden ese día a San Lorenzo. Recuerdo a los hermanos Fernández Ristori de Madrid, a José Ramón del Río, a la familia Huguet, a la familia Lamet, Salud Otero, Felipe Meléndez padre e hijo, Juan Brenes, y muchos más. Y también me quedo con el momento de la recogida, cuando se acercan cargadores, acólitos, hermanos o músicos y te dan las gracias; acoges con emoción esas muestras de cariño y apoyo que luego compartes con el resto de la junta de gobierno.

Félix del Río. Cargador

1. Esta Semana Santa bastante peculiar, por llamarla de algún modo, la estoy viviendo más interiormente que nunca, siguiendo los cultos tanto por la televisión como por la redes, pero sobre todo rezando mucho y acordándome de todas las víctimas de esta pandemia. Creo que si algo podemos sacar de esta situación es que no somos nada, ni nadie, y que estamos en las manos de Dios. Por supuesto también lo estoy viviendo intensamente a través de las redes y en contacto vía telefónica con mis hermanos de carga, con los que me une mucha amistad y con los que se viven muchos bonitos momentos debajo de los pasos.

2. Es difícil quedarse con uno, pero por citar algunos, la primera salida después del año en blanco y la primera vez que procesionó con tres años de pavero mi niño Pablo. Además, es bonito recordar cada año el reencuentro con todos los hermanos, sobre todo con mis primos, que mantenemos la tradición familiar, especialmente con mi primo Félix Sánchez del Río que viene todos los años desde Feldsted para salir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios