San Fernando

Las obras del tranvía frenarán su ritmo para no afectar al comercio en Navidad

  • Obras Públicas llega a un acuerdo con los comerciantes para adaptar el plan de obras a la campaña navideña · Las obras no avanzarán en nuevos tramos de Real hasta después de las fiestas

Las obras del tranvía frenarán su ritmo a mediados de noviembre para no afectar al comercio durante la campaña de Navidad, la temporada más alta de ventas que este sector registra durante todo el año. Se trata de una fecha clave, de la que depende en gran medida la economía de numerosos negocios tradicionales. De ahí que desde la Consejería de Obras Públicas se haya optado por ofrecer facilidades al comercio aún en perjuicio de la marcha de la actuación, que se verá ralentizada a fin de no empañar unas ventas clave en todo el año y vitales para el momento de crisis económica que el sector, además, ve agravado con la ejecución de las obras de reurbanización de la calle Real que se están llevando a cabo desde hace casi tres meses ya.

Ayer, el delegado provincial de Obras Públicas, Pablo Lorenzo, se reunió con los representantes de la Asociación de Comerciantes de San Fernando (Acosafe) y de la federación de asociaciones de vecinos Isla de León para analizar la marcha de los trabajos y exponerles sus planes para la campaña de Navidad.

La solución acordada con los comerciantes -que se cerró ayer en el encuentro que mantuvieron en la Oficina del Tranvía- pasa por adaptar el plan de obras al desarrollo de la campaña navideña del comercio. Así, la actuación -que actualmente se centra en los tramos de la calle Real que van desde la plaza del Rey hasta la avenida Manuel de Falla- no avanzará en sus próximas fases de ejecución -hacia el Carmen y la avenida de la Marina- hasta después de las fiestas. El objetivo, según precisó ayer Pablo Lorenzo, es minimizar la afección urbana de las obras en la vía neurálgica de San Fernando.

No se trata de una paralización de las obras. Los trabajos, en los tramos que están en marcha, continuarán, aunque lo harán también a otro ritmo y se localizarán en el centro de la calle, adecuando sendos pasillos peatonales a los lados para facilitar la entrada y salida de los clientes de los establecimientos comerciales. También en la zona de La Ardila, donde ayer la adjudicataria se afanó en la retirada del mobiliario urbano para cerrar al tráfico dos carriles de circulación en estos días, seguirá en marcha la actuación.

Estas medidas para no entorpecer la campaña comercial de Navidad se pondrán en marcha ya el próximo 15 de noviembre y se mantendrán hasta el 7 de enero, durante casi dos meses. Además, y durante el mismo plazo de tiempo, las zanjas abiertas para los trabajos relacionados con las canalizaciones quedarán tapadas con hormigón.

Entre la Alameda y la avenida Manuel de Falla continuarán las labores relacionadas con las canalizaciones de forma que, además, podrá avanzarse en la zona que afecta al colegio Miramar mientras que los alumnos están de vacaciones.

Durante los próximos días se duplicarán los turnos de trabajo y se ampliará la jornada laboral de los operarios para adelantar todo lo posible en la actuación. Pablo Lorenzo reconoció ayer que estas medidas obligarán a reajustar los plazos previstos para la obra y evitar demoras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios