San Fernando

El proyecto de la Casa Consistorial priorizará sus actuaciones para 2010

  • El equipo redactor ultima los detalles del documento para presentarlo a finales de abril · Incluye las recomendaciones impuestas por la Junta como la conservación de los abovedados de la planta baja

Una obra de la magnitud de la que va a ejecutarse en la Casa Consistorial requiere de una minuciosa planificación, minuciosa además por la proximidad de un evento como el que va a conmemorarse en el 2010. Por esta razón, para la reforma integral de la Casa Consistorial se ha tenido en cuenta la utilización que ese año se hará del edificio. Porque deben acelerarse los plazos y para ello deben comprometerse las administraciones, como así parece haber sido tras la última reunión mantenida en enero entre la Junta, el Ayuntamiento y el estudio Alt-Q Arquitectura responsable de la elaboración del proyecto de ejecución.

De este encuentro precisamente surgió la que hoy es una de las ideas claves en la conclusión de este proyecto de ejecución, la necesidad de priorizar cada una de las actuaciones, de situar en cabeza aquellas que más interesan de cara a la conmemoración. Por esta razón, el alcalde de la ciudad, Manuel de Bernardo, se refiere al establecimiento de los hitos de la intervención, de tal manera que será en la planta baja donde en primer lugar se intervenga, ya que será en esa zona donde se sitúen los espacios más institucionales del edificio.

De esta manera, adquieren preferencia algunas áreas como la biblioteca Lobo o espacios dedicados a las recepciones oficiales, así como una zona de atención al ciudadano situada en torno al patio de la cárcel, aunque aún quedan detalles por concretar y por desvelar a este respecto. El objetivo es, además, que en las partes remodeladas se incluya la instalación eléctrica y de fontanería y aquellos aspectos del equipamiento imprescindibles para que éstas puedan utilizarse. Habrá de adecuarse por tanto una recepción y una zona de pasillos convenientemente preparada.

Esta fase básica de la reforma integral tendrá en cuenta los arreglos pertinentes en la fachada, al menos en la medida que la rehabilitación interior así lo requiere. La intención es que la Casa Consistorial tenga unos contenidos mínimos a punto y funcionando adecuadamente para la celebración del Diez, siendo este edificio además una de las prioridades en el catálogo elaborado por la Comisión del Bicentenario.

Pero el proyecto de ejecución que se ultima en estas semanas no tiene sólo en cuenta esta priorización de las actuaciones, sino que pone el acento en la especial relevancia histórica del edificio, un asunto que meses atrás suscitó que la Consejería de Cultura rechazara el documento. Los motivos que se alegaron entonces fueron la eliminación de algunos elementos de valor del edificio. En concreto, explicaba el arquitecto responsable del proyecto, Francisco Márquez, el principal inconveniente apuntaba a las bóvedas de la planta baja, que en el documento inicial desaparecían y que la Junta ha estimado que debían conservarse tal y como estaban, ya que éstas datan de la segunda mitad del siglo XIX. Otros aspectos que también se han visto modificados en el proyecto de ejecución bajo la premisa de Cultura es la colocación de algunos sistemas de iluminación exterior -Patrimonio sugiere que se instalen en el semisótano y no en el zócalo de la fachada-, así como los sistemas de aire acondicionado, ya que la ubicación originaria producía un elevado impacto visual.

En lo que a plazos se refiere, puntualizaba Márquez, las incorporaciones y la conclusión del proyecto de ejecución estarán con toda probabilidad en la última fecha pronosticada. De esta manera, será a finales de abril o comienzos de mayo -dos meses antes de lo que el estudio está obligado- cuando el documento esté terminado y la reforma integral dé un nuevo y ansiado paso hacia su realización. Este nuevo peldaño comprende de nuevo la revisión del documento por parte de las dos administraciones competentes. Por un lado, la Consejería de Obras Públicas y por otro, la de Cultura, poniendo especial énfasis la Comisión Provincial de Patrimonio. El texto deberá contar, por supuesto, con el beneplácito del Ayuntamiento isleño. Todo, previo al 30 de junio para que sea antes de finales de año cuando la actuación se licite y se adjudique. El comienzo de las obras será, de cumplirse estos plazos, en 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios