Pregón de la Navidad en San Fernando Reivindicación de la Navidad real

  • José Carlos Fernández cuestiona que el sentido religioso de la Navidad se esté "diluyendo" al dar más importancia a "tanto brillo y oropel que nos ciega"

José Carlos Fernández, durante su pregón de la Navidad en el Teatro de Las Cortes. José Carlos Fernández, durante su pregón de la Navidad en el Teatro de Las Cortes.

José Carlos Fernández, durante su pregón de la Navidad en el Teatro de Las Cortes. / Ayuntamiento San Fernando

Fue un pregón de Navidad de rememoraciones, porque estas fiestas marcadas por las reuniones familiares no son ajenas al recuerdo; pero sobre todo de reivindicaciones, para defender su sentido religioso, "el que yo creo que debe tener la Navidad". José carlos Fernández, por segunda vez pregonero de la Navidad, se planteaba incluso si tiene algún sentido celebrarla. "Depende", asegura al hacer un balance de esta cita anunciadora.

La Academia de San Romualdo volvía a recurrir a José Carlos Ferández para el pregón de la Navidad, 23 años después de que lo pronunciara la primera vez y con motivo de dos efemérides señaladas, una general como el 25 aniversario de los pregones de Navidad en la ciudad y otra más personal, pues hace también un cuarto de siglo que Fernández tomó posesión de su plaza como académico de número en San Romualdo. La entidad se decantaba para la ocasión por la experiencia para este aniversario significativo, no en vano en su haber José Carlos atesora unos 80 pregones.

Esa experiencia le permite percibir si ha acertado en su propuesta, como es el caso. "Noté sinceridad en la gente", comenta. En el pregón de hace unos días apostó por intercalar su discurso con dos poemas y la participación de la orquesta Tararea, de Córdoba. "Había ensayado con ellos, con su director, Manuel Pérez", explica. También por hacer una exposición inversa: partió de la Epifanía para retroceder –por el día 1 de Enero, la Nochevieja, el día de Navidad, Nochebuena y la Lotería de Navidad– "hasta desembocar en las vísperas", en el adviento navideño.

Apostó por hacer una exposición inversa; partió de la Epifanía hasta llegar en las vísperas

"Son días muy bonitos", admite, y sin embargo Fernández fue crítico por la pérdida del sentido religioso que está sufriendo la Navidad. "Se está diluyendo", precisa. "Las estadísticas de la Iglesia Diocesana indican que han bajado un 30% los bautizos, las bodas religiosas, las comuniones. Se da preferencia a lo superfluo, y con la Navidad está ocurriendo lo mismo", lamenta. A su entender, "tanto brillo y oropel" ciega a las personas y no deja ver el verdadero espíritu de estas fechas. "El éxito de una Navidad no se puede medir por el número de comidas de empresa que se den, por los kilos de chucherías que se vendan, por el número de zambombas que se celebran. Hay otra cosa", reflexiona.

José Carlos Fernández tiró de pasajes evangélicos para abundar en esa vindicación religiosa de las fiestas. "Intenté mostrar distintos cuadros de la Navidad con pasajes bíblicos y los fui desarrollando", detalla sobre la idea que formuló durante la cita en el Teatro de Las Cortes.

Ahora, una vez cumplida esta tarea, se prepara para un nuevo encargo: ser pregonero de los Reyes Magos de Jerez, "todo un honor", reconoce.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios