Reportaje

Un nuevo comienzo

  • La hermandad del Rosario en sus Misterios Dolorosos volverá a salir a la calle tras cuatro años de ausencia

LAS últimas horas del Viernes Santo isleño traerán dichosas el regreso de la hermandad de penitencia de Nuestra Señora del Rosario en sus Misterios Dolorosos y su peculiar forma –tan distinta– de entender la Semana Santa.Que la Virgen blanca vuelva a la calle y la cofradía recupere su normalidad tras una gravísima crisis interna que se ha prolongado por más de tres años y que ha obligado incluso a cambiar de sede canónica a la hermandad para trasladarse a la Iglesia Mayor Parroquial es, sin duda alguna, la mejor noticia cofrade del año. Sobre todo, cuando la posible extinción de la corporación ha estado muy muy cerca. Pero el conflicto se ha conseguido reconducir, las aguas han vuelto a su cauce y la hermandad, desde finales del pasado año, dispone oficialmente de una nueva junta de gobierno elegida por el cabildo de hermanos según los cauces que dictan las normas diocesanas y que preside Andrés García Saucedo como hermano mayor. Esta noche, la hermandad rubricará definitivamente esa normalidad cofradiera con esa salida penitencial tan característica que le llevará de vuelta hasta el cementerio isleño para rezar un responso por los difuntos. Su sobriedad máxima y la sobrecogedora penitencia de mujeres que acompañan a la Virgen rezando el rosario durante la noche volverán a poner un sello de austeridad a las horas finales de la Semana Santa isleña que se viven a la espera de la Pascua de Resurrección. 

Desde 2010, hace cuatro años ya, no se ve a esta hermandad en la calle durante la Semana Santa. Así que, sin duda, su salida será un momento sumamente especial para los hermanos del Rosario y, en general, para la Semana Santa isleña.Y traerá consigo además importantes novedades derivadas fundamentalmente del cambio de sede canónica.Entre ellas, el adelanto de la hora de la salida que se llevará a cabo para no coincidir con la recogida de la otra hermandad que esta tarde procesionará desde la Iglesia Mayor, la de la Soledad. 

La Virgen delRosario, que siempre ha efectuado su recorrido procesional en las primeras horas de la madrugada del Sábado Santo, se adentrará así en la jornada del Viernes.A las 23.00 horas está prevista la salida del cortejo para entrar inmediatamente en la Carrera Oficial.La recogida se llevará a cabo a las 02.00 horas. 

El hermano mayor, Andrés García Saucedo, reconoce que este Viernes Santo será muy especial para los hermanos.“Estamos muy ilusionados”, afirma.Desean que la normalidad cuaje en la hermandad tras lo sucedido en los últimos años. “Hay una nueva perspectiva, estamos ante un nuevo comienzo para la hermandad del Rosario, fiel a su forma de ser y de entender la Semana Santa”, apunta el máximo responsable de la corporación en las vísperas de la salida procesional más deseada de la hermandad. “Hay que reconocer que los hermanos estaban deseando que llegara este momento”, cuenta.También, subraya, las cientos de mujeres que acompañan siempre a la Virgen en el rezo del rosario por las calles de La Isla.Su penitencia, cabe recordar, ha sido siempre realmente multitudinaria y esta noche de Viernes Santo, a pesar de los años que la Semana Santa isleña lleva huérfana de Rosario, también lo será. 

“Seguimos con la misma línea que siempre ha tenido la hermandad del Rosario y que nos define e identifica.Tampoco olvidamos a nuestra feligresía del Parque aunque hayamos cambiado de sede canónica”, afirma al recordar que la hermandad volverá esta noche al cementerio a rezar el tradicional responso por los difuntos y recorrerá parte del barrio. 

Pero los años de crisis no han pasado en balde.La hermandad, explica su hermano mayor, ha quedado tocada, ha perdido un gran número de hermanos.Cerca de un centenar, lo que es demasiado para una cofradía modesta. Sacar a flote a la hermandad y recuperar su vitalidad es ahora el objetivo principal de la junta de gobierno, un propósito que –saben– precisa de tiempo y paciencia pero que ya está dando sus resultados con nuevas altas en la nómina de hermanos. “Estamos seguros de que una vez normalizada la situación de la hermandad vamos a conseguirlo”, afirma el hermano mayor, Andrés García Saucedo. La salida de esta noche servirá también para zanjar de una vez por todas el mayor conflicto que ha conocido una hermandad en La Isla a lo largo de las últimas décadas y abrir la puerta definitivamente a una nueva etapa en el Rosario. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios