San Fernando

Los negocios hosteleros, satisfechos con los buenos datos de la Semana Santa

  • Algunos destacan el Domingo de Ramos y el Jueves Santo como los días más fuertes Todos han notado la presencia de personas de fuera que han disfrutado de unas mini vacaciones

Una Semana Santa con buen tiempo agrada tanto a cofrades como a quienes quieren aprovechar los días festivos para disfrutar de unas mini vacaciones. Por supuesto, ayuda a que los negocios de hostelería tengan buenos resultados. Ha sido así esta Semana Mayor que, a excepción de ayer, Domingo de Resurreción, cuando la lluvia fuerte hizo acto de presencia y aguó la salida procesional del Resucitado, ha sacado a la gente, vecinos y visitantes, a la calle. El mejor día, coinciden casi todos los establecimientos hosteleros consultados resultó el Jueves Santo. O el Domingo de Ramos. No todos, sin embargo, han visto colmadas sus expectativas a pesar de haber recibido a su habitual clientela, a la que se han sumado consumidores nuevos.

La cafetería librería La Buhardilla, por ejemplo, guarda en el almacén una parte importante de las provisiones con las que se había hecho de cara a estas fechas, de las que esperaba mejor caja. Sí, comenta María Luisa, "han venido los clientes de siempre, pero también he visto gente nueva, como esa familia que está ahí". Incluso así, las esperanzas en la Semana Santa no se han visto colmadas. Lo asegura su propietaria, Gema, que lamenta haber tenido en plena terraza una de las puertas de acceso a los palcos de la Carrera Oficial. "Somos el único bar con una puerta de acceso delante del establecimiento", apunta, lo que ha hecho complicado salir con las bandejas para servir a las mesas de fuera. Los mejores días, reconocen, han sido el domingo 13 y el jueves, ya festivo; "la mitad del negocio se ha hecho estos días", matiza. Si bien, reitera que los números no son tan buenos como hace dos años, tampoco como el año pasado. "La gente pasea pero no se sienta", añade.

Para Juan Antonio, de la heladería cafetería Micahela, la Semana Santa ha sido buena "en general", aunque no tanto como esperaba. "Los clientes consumen poco, lo mínimo", asume. Pero lo bueno es que quienes acuden a la cafetería repiten. Lo nota en las personas de fuera, que han sido muchas. "Al turista le gusta este lugar", sonríe.

Este año en la Tapería De Javier han contando con la presencia de clientes de fuera que son habituales durante el verano. "Del norte y de otros sitios", comenta Javier, satisfecho con lo que le ha deparado esta Semana Santa, primero con la celebración del campeonato del Minibasket y después con los días festivos. "Con el tema del buen tiempo todo el mundo estaba en la calle y nosotros estamos muy bien ubicados, las procesiones pasan por aquí y la gente está en los alrededores", expone. Ya no sólo han estado a tope al mediodía y en las cenas, sino que había clientela por la tarde en el local y en la terraza para el momento del café. A su negocio no le ha perturbado la cercanía de la estructura de los palcos de la Semana Santa, especialmente con su terraza. "Muy al contrario, ha tenido una altura perfecta para que los clientes se levantaran y pudieran contemplar los pasos", deja claro. Es más, mientras otros años era excesivamente alta, ahora permite ver y además les resguarda del viento.

Otro negocio de comidas, como Las Cositas Buenas, también sonríe ante la semana que ya ha terminado. María comenta que por las noches el negocio ha estado lleno: "Han venido habituales, pero también clientes nuevos que de hecho han repetido varias veces". El jueves, sobre todo, notaron el tirón del festivo: "Todo el día, hasta muy tarde". A ese Jueves Santo suma La Baguetería La Isla el Viernes Santo y el Domingo de Ramos, con el sábado más tranquilo y el Miércoles Santo más flojito "por el fútbol", puntualiza Raquel.

En La Xanta, situado justo a pocos metros del final de la Carrera Oficial, no tienen con qué comparar los números de este año, puesto que es la primera Semana Santa que viven. Con todo, están encantados. "Yo firmaría ya una semana sí y una no como ésta", ríe Juan Luis, que reconoce que están reventados después de estos días intensos de atender a los clientes, unos de aquí, muchos de fuera, sobre todo el Domingo de Ramos, pero también el Martes Santo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios