San Fernando

En libertad con cargos el detenido con un cuchillo en la verbena de El Pino

  • Su segunda detención en poco más de dos meses desata la preocupación ciudadana 

Cuchillo y guante intervenido al detenido en la verbena de El Pino. Cuchillo y guante intervenido al detenido en la verbena de El Pino.

Cuchillo y guante intervenido al detenido en la verbena de El Pino. / Ayuntamiento San Fernando

La segunda detención en poco más de dos meses y en similares circunstancias ha desatado una lógica preocupación ciudadana. Ocurrió en la fiesta de despedida del verano que el pasado fin de semana organizó la asociación de vecinos El Pino, cuando la Policía Local detuvo a un hombre que merodeaba la zona de hinchables y juegos infantiles -llena de niños- y que llevaba un cuchillo oculto entre la ropa.

Su presencia entre los menores durante la celebración de la verbena no había pasado desapercibida. Se acercaba a ellos e, incluso, según fuentes policiales, intentaba darles charla. De hecho, fueron las sospechas que despertó su comportamiento las que motivaron la intervención policial, que concluyó con su detención al encontrársele un cuchillo entre las ropas. 

Era el mismo individuo que había sido detenido con la colaboración de un policía de paisano durante la representación de un teatro infantil que acompañaba la Feria del Libro que en el pasado mes de junio se celebró en la plaza de la Iglesia, donde también se le encontró un cuchillo de grandes dimensiones entre las mangas de la sudadera. 

Inevitablemente, la segunda detención -aunque ninguno de los incidentes ha llegado a mayores- ha desatado cierta alarma entre los isleños, que temen que pueda volver a pasar.   

El hombre, de unos 60 años, ha quedado en libertad con cargos a principios de la semana. Se cree que pueda sufrir algún tipo de trastorno mental y que no está siendo tratado. De hecho, según fuentes policiales, se trata de una persona sin hogar nacida en la localidad de Barbate que lleva varios meses viviendo en San Fernando, donde en ocasiones se le ha visto pedir a las puertas de un céntrico supermercado. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios