San Fernando

Los isleños inauguran con ganas su Feria

  • El recinto acoge la proclamación de las salineras antes de que el concierto de Radiolé anime la primera jornada de las fiestas en un recinto a rebosar

La salinera mayor, acompañada de sus compañeras, tras el acto de proclamación con el que se inicia la Feria. La salinera mayor, acompañada de sus compañeras, tras el acto de proclamación con el que se inicia la Feria.

La salinera mayor, acompañada de sus compañeras, tras el acto de proclamación con el que se inicia la Feria. / román ríos

Con un traje verde, de volantes, zapatos de tacón, y una flor en la cabeza, baila y baila sin parar con cada canción, con cada artista. Ocupa el pasillo central del espacio de sillas que se ha colocado ante el escenario, donde está sentada su familia. Ha aguardado tranquila la proclamación de las salineras, pero apenas se resiste a ponerse de pie y moverse al ritmo de la música cuando el concierto de Radiolé comienza.

Esta pequeña ha acaparado algunas de las miradas, como la bebé vestida de mini salinera, que su madre -salinera de hace unos años- ha traído y muestra a sus amigas orgullosa. A un lado de las vallas, una mujer sujeta a su niña en brazos mientras baila. Muchos más niños, algunos vestidos con los trajes de fiesta, otros de calle, viven los primeros momentos de la Feria con sus familias: allí en la proclamación de las salineras, en el concierto, por las calles del real dando una vuelta, ya en las mesas de las casetas o, donde más menores por metro cuadrado sin duda había, la zona de las atracciones, ayer con descuento por el día del niño.

Pasaban unos minutos de las ocho de la tarde cuando la fila de salineras, encabezada por la mayor del año pasado, se colocaba con sus acompañantes -al inicio de la zona preparada por Protocolo y Fiestas para la cita- para comenzar el camino hacia sus sillas. Los nervios eran visibles en algunas de ellas, pero pronto pudieron avanzar, cuando la presentadora del acto, Nazaret Medina, terminaba su glosa de la Feria. "Se viste de colores", "las flores de la sal", decía sobre la ciudad, añadía sobre las salineras; y saludaba a las autoridades civiles y militares presentes, y a los representantes de los distintos colectivos invitados. De cada una de las jóvenes que forman parte de la cohorte de salineras de este año se daban pinceladas: sus estudios, trabajos, sueños, aficiones.

Mientras habla poco a poco va llegando más gente, más que el año pasado. Quizás el día, fresquito, con viento de poniente, con temperaturas medias, nublado..., ayuda: muchos no habrán tenido que salir de la playa a regañadientes para llegar a una hora prudente a La Magdalena. Se nota. Porque por la zona de cacharritos pasean y disfrutan de las posibilidades niños y mayores. Porque las calles están llenándose, porque incluso en algunas casetas ya hay personas tomando algo. Porque ante el escenario de la proclamación y el concierto se ha ido acomodando gente, que aprovecha en algún caso las salidas de quienes están sentados. Porque incluso esa calle Camarón de La Isla vive un ambiente que otros años no había a esas horas. No son ni las nueve y media.

A esa hora ya han subido a las tablas y han mostrado su arte alguno de los artistas invitados del concierto, que se ha adelantado unos minutos. La imposición de bandas a la salinera mayor y sus compañeras con la presencia de la alcaldesa, Patricia Cavada, y la concejala de Fiestas, Mar Suárz, ha ido rápida. Por eso, Carlos Oliveros, de la radio, ha subido antes de lo esperado para dar paso al primer cantante. Es Nolasco. Canta, como el resto de artistas que le siguen, dos temas. Ha hecho un alto en su gira con el disco Fuego en el cielo para estar presente en La Isla. Después será el turno de Las Soles, que intenta despertar al público al grito de "Vamos San Fernando. Ole, esas palmas arriba". En la primera canción sorprenden al cantar la famosa presentación de Antonio Martín Caleta. En la segunda bajan para cantar entre el público antes de volver a la posición y ofrecer una coreografía para la letra. Miles de cosas es el nombre del disco de El negro Cherokee que será el tercer cantante en deleitar al público. Una vecina de Chiclana, aunque se siente también de aquí, será la siguiente: Nina Alemania y su Perfecta se presentan con fuerza. "¿Cómo están mis vecinos?", grita a los asistentes a modo de saludo antes de cantar muy animada lo que llama reggae de Cádiz. Después seguirá Los Rebujitos.

Por entonces es evidente que el ambiente va a ser total en esta primera noche de Feria del Carmen. En la portada familiares esperan a otros familiares; o grupos de amigos a que se unan los que faltan. Por la avenida San Juan Bosco la marea de ciudadanos no para, ocupando la acera más cercana al recinto -o incluso la calzada cortada al tráfico quienes quieren avanzar más rápido -para llegar a la fiesta. Por el ferial pasean familias, grupos de adolescentes, grupos de amigos ya más mayores. En la zona de atracciones no cabe un alfiler. Y las casetas poco a poco se llenan y otras, las de movida, esperan con la música a todo volumen la llegada de los marchosos. Eso será más tarde.

Parece que La Isla ha iniciado con ganas su Feria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios