San Fernando

La obra de integración de la Alameda en Real arrancará después de las fiestas

  • La actuación, sobre la que aún se perfilan los últimos detalles, conservará el templete e hitos de los accesos originales · Una hilera de árboles será el único elemento que separe la calle Real de la plaza

5

La antigua plazuela de las Tres Cruces, hoy alameda Moreno de Guerra, escribirá en pocas semanas una nueva página de su historia particular. Porque el presente transformará para siempre el esqueleto de una plaza singular y única en la localidad. La razón, la obra de peatonalización del tranvía en la calle Real, una actuación que incidirá también en la fisonomía de los espacios abiertos que queden a su paso. El primero de ellos, esta señorial alameda, propiedad que fue de la familia Macé, hasta que fue cedida al municipio con la condición de ser siempre parque. Como así seguirá siendo.

Será después de las fiestas, coincidiendo con el grueso de las obras en la zona, cuando la plaza comience a variar su aspecto, aunque todavía no está cerrado. Un elemento clave de este cambio será la nivelación de plaza y vía, es decir, la ubicación de ambos puntos que se encontrarán al ras con el mismo tipo de losa, granito rosa, un suelo que se mantendrá en gran parte del espacio a excepción de la zona central que rodea el templete, que irá en gris.

El suelo además poblará también el asfalto que hoy ocupa el perímetro exterior de la plaza, y que la separa de los edificios que actualmente se ubican a sus pies. Uno de los más emblemáticos, el bingo Alameda, pero también inmuebles con historia que estuvieron vinculados a la plaza en cuestión. Quedará así un espacio diáfano e integrado que despejará la vista del paseante.

El único obstáculo visual, el templete, que al contrario que en la plaza de las Vacas, sí se mantendrá y seguirá siendo el eje central sobre el que se articule esta zona verde de la localidad. A partir de él, un entramado de pasillos y pequeños parterres con diferentes formas que compondrán un dibujo geométrico de la nueva plaza, en la que también destacarán dos nuevas zonas. A un lado del templete se ubicará un pequeño parque infantil y al otro, un quiosco. Este equipamiento tendrá un diseño acorde con la plaza.

Alrededor del parque y el quiosco, además, se instalarán bancos nuevos, pero no será sólo aquí, sino también en los laterales de la plaza y alrededor del templete. A este respecto cabe destacar como detalle que algunos de estos bancos recuperarán la celosía original de la antigua plaza. Y con la celosía, el aspecto inicial. Así, en todo el perímetro se ubicarán bancos y también árboles, que se plantarán además en el frontal y la trasera como una especie de línea imaginaria de puntos que conforme el cuadrado de la plaza.

Ha sido la instalación de los árboles junto a Real precisamente el único objeto de polémica al respecto de la nueva concepción del espacio, porque en un principio se pensó en retirarlos para que desde esta arteria principal pudiera disfrutarse de la visión de la plaza. Finalmente esta opción se descartó. Junto a este perímetro de árboles quedarán varios elementos testigos de los accesos originales al espacio, unas construcciones de las que actualmente se conservan una serie de columnas en tonos blanco y albero.

Aún no se ha determinado cuántos serán los meses que tardará en ejecutarse este proceso de metamorfosis en la alameda Moreno de Guerra, pero tras ella, la actuación en la calle Real continuará su curso e irá topándose con las restantes zonas verdes de la localidad. La alameda del Carmen podría ser la siguiente, aunque también es esperado el cambio en la plaza del Rey, en la plaza de la Iglesia y, por supuesto en el entorno del castillo de San Romualdo. Las incógnitas sobre la remodelación de cada una se irán despejando poco a poco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios