San Fernando

¿Cómo iba el abuelo a La Carraca?

  • El tren, el tranvía y 'la lancha' eran los medios para llegar al Arsenal en el siglo XX Un estudio del Archivo Provincial rescata estos transportes

Tener coche propio a mediados del siglo XX era un lujo que solo se podían permitir las familias más acaudaladas, así que nuestros abuelos echaban mano de la bicicleta, del tranvía, del tren e, incluso, de embarcaciones -paradójicamente, de los mismos medios de transporte que hoy se intentan promocionar como paradigmas de la modernidad, la sostenibilidad y el respeto hacia el medio ambiente- para acudir cada mañana a sus puestos de trabajo.

Un curioso estudio promovido por el Archivo Histórico Provincial de Cádiz -publicitado a través de su página web como el documento destacado del mes de enero- rescata las formas más habituales de transporte que utilizaban los trabajadores del Arsenal de La Carraca en el siglo XX, cuando era un importantísimo foco de actividad económica que congregaba cada jornada a miles de personas.

¿Cómo se desplazaban nuestros abuelos y nuestros padres al trabajo? es el título que Manuel M. Cañas Moya ha dado a este trabajo que ahonda en la importancia de La Carraca en la Bahía, donde se llegaron a congregar las factorías de Bazán y Fábrica de San Carlos (esta última hasta que en los años 20 se construyeron los nuevos talleres al otro lado, en la zona de la población naval de San Carlos), además de las propias instalaciones militares de la Armada. Era, seguro, un espectáculo digno de ver: miles de hombres procedentes de los distintos puntos de la Bahía acudían a diario al Arsenal, una zona aislada y de difícil acceso. Pero, ¿cómo lo hacían?

El estudio de Manuel Cañas incide en las tres formas más frecuentes que existieron durante buena parte del siglo XX. La primera -y la más conocida- era el tranvía, gestionado por la empresa Tranvía de Cádiz a San Fernando y Carraca SA, que todavía hoy existe aunque se dedica a la gestión de autobuses como transporte público. Había una línea que prestaba servicio desde la plaza de la Iglesia hasta La Carraca. Empezó a funcionar en 1906 y estuvo en funcionamiento hasta 1957. Luego fue sustituido por el trolebús y más tarde por los autobuses. Para llegar a La Carraca -recuerda este estudio- los trabajadores hacían uso también del tren ya que existía un ramal que se desviaba de la línea Cádiz-Sevilla hasta La Carraca y que utilizaban trabajadores tanto de Cádiz como de Puerto Real.

Sin embargo, el medio de transporte más llamativo de todos era la llamada lancha, un servicio que estaba a cargo de una empresa privada sino que era gestionado colectivamente por los trabajadores civiles del Arsenal como una cooperativa. Se llamaba Sociedad Cooperativa Unión Maestranza y unía La Carraca con Puerto Real. Su reglamento data de 1928 y tenía la particularidad de que no solo prestaba este servicio de transporte marítimo para los trabajadores de la Maestranza de la Armada sino que actuaba también como una sociedad de socorro mutuo asistiendo a sus miembros con prestaciones económicas en caso de fallecimiento o enfermedad común.

Recuerda también que el acceso a La Carraca se efectuaba por la zona conocida como la Avanzadilla, desde donde para acceder al Arsenal había que pasar por un puente formado por cajones flotantes, los Bombos. "Y no eran pocos los que caían al agua", advierte el autor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios