San Fernando

El día de la suerte para el 281

  • El sorteo para establecer un orden de preferencia entre los demandantes de vivienda inscritos se celebró ayer en Bahía Sur con numerosos asistentes · El número 1 del nuevo listado corresponde al 281

¿Esto como va? ¿Y si yo tengo el número... ? ¿El número ese que ha salido qué significa? Entonces, ¿me toca una casa? Pero, ¿yo qué número tengo? Estas preguntas y muchas otras se hacían los ciudadanos que acudieron ayer al sorteo del Registro de Demandantes de Viviendas Protegidas de la Empresa de Suelo Isleña (Esisa), que llenaron prácticamente las dos gradas grandes y parte de una de las de fondo del pabellón polideportivo de Bahía Sur. Las dudas, a pesar de las explicaciones de las semanas previas sobre el procedimiento, rondaban incluso después de haberse celebrado el sorteo. Entre los presentes estaban algunos de los afortunados que en la próxima promoción que realice la empresa de suelo obtendrán una vivienda, pero también muchos cuyas esperanzas de acceder pronto a una casa protegida se vieron truncadas.

No se trataba de un sorteo para la adjudicación de viviendas, pero eso no se tradujo en desinterés por parte de los ciudadanos que habían solicitado su inclusión en el registro público de demandantes de la ciudad. Por el contrario desde un rato antes de la hora fijada para el sorteo, las diez y media de la mañana, una marea de gente subía hacia las instalaciones deportivas, acercados al lugar a pie o en vehículo. Solos. Con la familia. O con los amigos. No querían perderse la ocasión, un buen número sin saber muy bien cómo funcionaba aquello; otros, además, con dudas de si se adjudicaba alguna vivienda. Pocos se enteraron y comprendieron las explicaciones de responsables de Esisa, o del presidente, el concejal andalucista Francisco Romero.

Así el sorteo se llevó a cabo con la presencia del presidente de la federación de vecinos Isla de León, Antonio Romero, y miembro del Consejo de Administración, a los que acompañaron varios voluntarios del públicos que observaron de cerca cómo se producía. No había bombo y una bolita con un número, sino que en esta época de revolución tecnológica el notario procedió a realizarlo a través de un programa informático, que pone a disposición el Colegio de Notarios para su utilización en estas citas oficiales. De los 3.281 números asignados anteriormente a los solicitantes salió el 281. Fue como si saliera el Gordo de Navidad para el agraciado, porque él será el primero a partir de ahora en el registro de demandantes. El orden de ese listado será el principal criterio para el acceso a una vivienda de protección, tanto de promoción pública como de promoción privada. Para el baremo de cara a esa adjudicación futura se tendrán en cuenta otras cuestiones como discapacidad o familia numerosa, que determinará además la tipología de la casa.

No dio señales de vida, de alegría, el número 281, pero sí el 291, Luis, que tiene a partir de ayer el número 10. Este joven explicaba que no había pedido nunca antes una VPO, pero recordaba que había echado los papeles para el registro de demandantes hace tiempo. Mari Ángeles era el 288, eso significa que se queda en la lista como la octava. No había acudido al sorteo Leonor, pero sí su pareja, que, con el número apuntado en la palma de la mano, pedía más explicaciones. "Entonces, ¿es el número 20? Pero, ¿ya tiene casa?", preguntaba. "No, ahora no se le adjudica ninguna vivienda, pero cuando esté la próxima promoción que haga Esisa será el número 20", le responden. Siendo en su caso familia numerosa esta mujer sumará además condiciones para el baremo en la adjudicación. Por el contrario, una joven con el 251 que también intentaba enterarse del procedimiento quedará una de las últimas del registro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios