Movilidad e infraestructuras

Las constructoras reclaman seis millones más por las obras del tranvía de la Bahía

  • La Junta espera varias sentencias para saber cuánto tendrá que abonar en sobrecostes

El tranvía en pruebas a su paso por el Salto del Carnero el pasado verano El tranvía en pruebas a su paso por el Salto del Carnero el pasado verano

El tranvía en pruebas a su paso por el Salto del Carnero el pasado verano / Román Ríos

El coste de la obra del tranvía, que se inició hace trece años y aún no se ha finalizado, no para de crecer con sobrecostes que en los próximos meses pueden llegar a los seis millones de euros. Esa es la cantidad que reclaman las empresas constructoras en concepto de sobrecostes, según anunció la consejera de Fomento, Marifrán Carazo. En los próximos meses los jueces tendrán que dar o quitar razón, pero lo cierto es que por este mismo motivo la Junta ya ha tenido que pagar por estas mismas obras 637.000 euros.

La Junta tiene pocas esperanzas de ganar estos pleitos, según reconocían ayer tarde fuentes de Fomento a este medio. La última factura que hubo que pagar se trataba de 324.000 euros sólo en intereses de demora por el retraso del pago de la certificación de una parte de la obra, un tramo cuya finalización databa nada menos que del año 2012 y que los retrasos de la anterior Administración habían llevado hasta nuestros días. Aunque se han agilizado pagos, hay algunos con un notable retraso que hace tiempo que están en los tribunales.

Estas cantidades son sólo una pequeña parte de los 196 millones euros de más que la Junta ha pagado por los retrasos en las obras de los metros de Sevilla, Granada y Málaga y los tranvías de Alcalá de Guadaira y el de Jaén, cuyos trabajos se iniciaron en 2009, tres años después que el de la Bahía.

El presupuesto del tranvía estaba fijado en 256 millones de euros, incluyendo todas las infraestructuras aledañas, como los apeaderos, estaciones de autobuses y una vía ciclista paralela. Buena parte de esa financiación, unos 99 millones, venía de Europa, con la que se han vuelto a incumplir los plazos el pasado marzo. De hecho, ha sido necesario pedir una nueva prórroga para no tener que devolver el dinero, lo que hubiera supuesto un grave quebranto para las arcas autonómicas.

El tranvía está considerado por Europa como Gran Proyecto Feder, lo que supuso un éxito en 2014, cuando se consiguió, es decir, dos años después del año en el que supuestamente la obra debía estar concluida con el tranvía en funcionamiento. A estas alturas, Europa ya duda del proyecto. No se ha cumplido con ningún plazo y, a día de hoy, sigue sin haber una fecha clara de la conclusión que haga posible que el tranvía circule. La delegada del Gobierno, Ana Mestre, ha prometido que a principios de 2020 habrá tranvía, aunque otras fuentes de la Junta admiten que han terminado la faraónica obra (sobre todo por su tiempo de ejecución) no se hubiera hecho si no fuera porque toda la infraestructura ya estaba hecha.

Lo que va a ser difícil de saber, una vez que todo haya terminado después de catorce años, es cuánto realmente va a haber costado el tranvía. Porque estas demandas son sólo una parte del desvío presupuestario definitivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios