San Fernando

El comercio en El Carmen denuncia el incumplimiento de los plazos de obra

  • Tiendas y bares sufren una merma de los ingresos que en algunos casos alcanza el 50 por ciento respecto a 2008 · Critican la falta de planificación y de respaldo por parte de las administraciones

8

El problema fundamental es que la obra ha implicado toda la calle Real. Este argumento, repetido con unas u otras palabras, es el que esgrimen los comerciantes de la zona de El Carmen para explicar su declive en las ventas. Y no fue eso lo que las administraciones competentes prometieron. "Tramos de 120 metros", recuerda con precisión uno de ellos. No una vía levantada casi por completo. La actuación del tranvía les está haciendo mucho daño, especialmente por eso, porque el espacio de obra es mayor.

Y también es mayor el tiempo que permanece la intervención en cada punto. Ocho meses lleva ya en algunas zonas, "mucho más de lo que podemos soportar". De hecho, ya han comenzado a cerrar algunos. Así lo explica uno de los hosteleros de la zona, señalando las mesas vacías de su terraza. "Y así están todo el día, hasta las doce de la noche que las retiro". Justo enfrente, otro negocio con terraza. Y también todas las mesas vacías. La situación ya se ha cobrado algunos puestos de trabajo. Por ejemplo, tres camareros en uno de los bares. "Este año no tenemos ninguno, ni falta que nos hace", añade. "Estamos incluso pensando en poner una tapia a la cocina, porque por desgracia la usamos bastante poco", afirma con cierto sarcasmo.

También en los comercios la merma se ha notado bastante. Por ejemplo, Ramón Díaz, propietario de Milar, da algunas cifras, como que las ventas han bajado un 50 por ciento este verano respecto al mismo tramo del año anterior. "Y la razón no es la crisis, porque ya había crisis en 2008", aclara. A su juicio, la actuación en este tramo marcha a un ritmo demasiado lento. Sin embargo, en la otra punta de la calle, a la altura de la Iglesia Mayor, "se están dando más prisa, seguramente porque quieren tener listo el tramo para los actos del 24 de Septiembre". Cree además que su gremio no ha protestado lo suficiente, ni con la suficiente fuerza. "Por eso no hemos conseguido apenas nada", añade, aparte de una reducción en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). De ayudas económicas, ni hablar. De soluciones, tampoco. Y la obra, en la puerta de los establecimientos, un día tras otro.

Aún más grave es el caso de Adoración Caro, responsable de un quiosco de la ONCE que se ubicaba junto al Patio Cambiazo. Cuando comenzó la obra en la zona, eliminaron el establecimiento y pusieron uno sustitutorio junto al IES Jorge Juan. Pero no cuenta con electricidad. Y el tránsito es mucho menor. Ahora, a pesar de sus problemas de visión, ha decidido salir con los cupones para venderlos en la calle. "Ya me he caído varias veces porque caminar por la zona es realmente complicado", señalaba. Pero es la única manera de poder hacer caja. "Sólo me quedo un par de horas en el quiosco y después me voy, haga calor, frío o llueva", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios