San Fernando

La puesta a punto de los centros vuelve a excluir a los antiguos colegios de Defensa

  • El Ayuntamiento aprovecha agosto para preparar la llegada del curso escolar Fumiga las instalaciones, repasa la jardinería, la fontanería y las instalaciones eléctricas y repinta las paredes

Hace semanas que no hay clases ni alumnos pero la actividad no cesa en los colegios durante los meses de verano: es el momento de las obras, de la puesta a punto de los centros de cara a un nuevo curso académico que está a la vuelta de la esquina.

Y agosto es un mes clave para llevar a cabo estos trabajos. El Ayuntamiento, a través de la Delegación Municipal de Educación, se afana en la tarea desde hace días, una escena que se repite cada verano en estas mismas fechas. Mientras que los alumnos disfrutan de sus vacaciones, hay que fumigar, hacer trabajos de jardinería, repintar paredes de aulas y pasillos, comprobar la fontanería y las instalaciones eléctricas, repasar la carpintería y afrontar una limpieza a fondo antes de que los niños regresen a los centros dentro de unas pocas semanas.

Y esos trabajos se llevan a cabo simultáneamente en todos los colegios de Infantil y Primaria. En todos, salvo en los antiguos centros dependientes del Ministerio de Defensa -los colegios militares, como se les suele llamar dada su antigua condición- cuyo mantenimiento el Ayuntamiento se niega obstinadamente a asumir al entender que es competencia exclusiva de la Junta de Andalucía y de su Consejería de Educación.

Un pulso que el Gobierno municipal del PP mantiene con la Administración autonómica desde hace ya varios años -prácticamente, desde el mismo momento en el que Defensa soltó los colegios en 2007- y que está decidido a sostener a las puertas de un nuevo curso académico.

Ayer insistió en estos términos la delegada municipal de Educación, la concejala María José Moreno Subirana (PP), al referir estos trabajos para la puesta a punto de los centros escolares que se están llevando a cabo durante el verano. Son obras que ejecuta el Ayuntamiento en el ejercicio de sus competencias y que excluyen intencionadamente a los colegios Vicente Tofiño, Juan Díaz de Solís, Cecilio Pujazón y Virgen del Carmen.

Aunque se trata de centros muy antiguos cuya adecuación requiere una inversión que va mucho más allá de los recursos municipales, también es cierto que se ha obviado cualquier actuación en estos colegios aprovechando las inversiones de los planes E o Proteja de los últimos años, que sí se emplearon para solucionar otras carencias educativas existentes en la localidad.

Las Asociaciones de Padres y las comunidades educativas reclaman con insistencia un acuerdo entre ambas administraciones -Junta y Ayuntamiento- que permita solucionar de una vez el conflicto, garantizar una correcta puesta a punto de las instalaciones y, sobre todo, evitar el trato discriminatorio que cientos de alumnos sufren a causa de un enfrentamiento que cobra un marcado tono político con la deriva de los años.

Hasta ahora, una y otra parte han hecho oídos sordos a esta petición a pesar de que los propios padres de los alumnos han llegado a sacar los colores a Junta y Ayuntamiento al echar mano de la brocha y ponerse ellos mismos a repintar las deterioradas paredes del colegio, como ocurrió en el Vicente Tofiño en junio. Este centro, curiosamente, ha sido el más demandado en el último proceso de escolarización, por encima incluso de los centros concertados. Toda una paradoja.

Más de 55.000 euros, además de operarios y recursos municipales emplea la Delegación Municipal de Educación -con la colaboración de otras áreas del Ayuntamiento (especialmente, Vías y Obras)- en la puesta a punto del nuevo curso escolar. Ayer, durante una visita que la delegada realizó al colegio Constitución para comprobar la marcha de estos trabajos, apuntó el dato.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios