San Fernando

El cementerio lucha contra el paso del tiempo para garantizar su continuidad

  • El Ayuntamiento abordará en breve la reconstrucción de 140 nichos Recientemente han tenido que ser desalojadas nuevas cuarteladas dado su precario estado de conservación

El Ayuntamiento prevé iniciar en el plazo de un mes la reconstrucción de las cuarteladas de nichos del cementerio municipal que se encuentran en peor estado. Entre ellas, las que se vinieron abajo a finales del pasado año tras un fuerte temporal de lluvia y que obligaron a trasladar los restos mortales que allí habían recibido sepultura. Pero también las ubicadas en otra manzana del camposanto -cerca del mausoleo de Camarón- que, dado su precario estado de conservación, han sido desalojadas recientemente para evitar males mayores. La estructura no había llegado a ceder pero, a todas luces, requería una intervención urgente.

La delegada municipal de Cementerio, la edil popular África Cuevas, confirmó hace unos días esta medida. El traslado se ha llevado a cabo con la máxima diligencia y de manera coordinada con los familiares, explicó. Se trata de instalaciones muy antiguas, precisó, que durante años apenas han recibido mantenimiento -hace una década se hablaba incluso del cese definitivo de la actividad- y en las que el paso del tiempo ha hecho mella. De ahí las actuaciones que desde el Ayuntamiento se intentan promover para su puesta a punto.

La reconstrucción de las cuarteladas de nichos en mal estado forma parte del paquete de inversiones que el Gobierno local tiene previsto llevar a cabo hasta final de año y que, en su conjunto, alcanzan el millón y medio de euros. En total, la actuación -cifrada en 85.000 euros- supone la dotación de 140 nuevoS nichos. La obra, básicamente, consiste en la demolición de las cuarteladas en mal estado para proceder a su completa reconstrucción.

Según Cuevas, el proyecto está actualmente tramitándose por parte de los servicios de contratación municipales para proceder a su próxima adjudicación. Se pretende que los trabajos arranquen en el plazo aproximado de un mes para que estén finalizados en torno a final de año.

Desde el Gobierno local, la responsable del camposanto isleño aseguró que el cementerio se encuentra en buen estado, pero que dada la antigüedad de las instalaciones requiere de un mantenimiento constante. La intervención en los nichos más deteriorados ha llevado así al Ayuntamiento a dejar a un lado un proyecto anunciado en 2012: la adecuación de un columbario para depositar las urnas cinerarias en la antigua tanatosala que se encuentra ubicada en el cementerio municipal, una iniciativa que responde a la creciente demanda que, en este sentido, se ha venido registrando a lo largo de los últimos años. El anteproyecto que el equipo de gobierno tiene entre sus manos incluye en una primera fase dar cabida a unas 600 unidades que, posteriormente, podrían ampliarse hasta alcanzar el millar. La concejala África Cuevas aseguraba esta misma semana que el proyecto del columbario sigue sobre la mesa y no se ha dejado de lado, pero la situación del camposanto ha obligado a priorizar las inversiones para actuar allí donde más se necesitaba, esto es, en la reconstrucción de las cuarteladas de nichos derruidas y mal estado.

Ahora se cumple también un año de la última adjudicación de los servicios funerarios a la empresa Mémora, que a lo largo de los últimos años -desde la marcha de Cemabasa- se ha hecho cargo de estas instalaciones y de su gestión. Según África Cuevas, el servicio se prorrogará por un año más, tal y como contemplaba el contrato. De esta concesión, la edil subrayó su buen funcionamiento, la satisfacción de los usuarios y el mantenimiento diario de las instalaciones, que redunda en el afán municipal por preservar el cementerio de cara al futuro y, por supuesto, por garantizar su continuidad durante muchos años más, a diferencia de lo que hace una década se pensaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios