San Fernando

35 años de Feria en La Magdalena

  • El traslado de la fiesta del Parque a La Magdalena en los años 80 propició un auténtico boom

  • Ahora, mientras se debate sobre su futuro, se proyecta reinventar el recinto ferial

La portada de la Feria del Carmen en el recinto ferial de La Magdalena. La portada de la Feria del Carmen en el recinto ferial de La Magdalena.

La portada de la Feria del Carmen en el recinto ferial de La Magdalena. / ROMÁN RÍOS

En el verano de 1983 el Ayuntamiento tomó la decisión de trasladar la Feria del Carmen y de la Sal a la explanada de La Magdalena. El recinto del parque Almirante Laulhé se había quedado pequeño para las pretensiones de la velada. Las primeras corporaciones democráticas daban todavía por entonces sus primeros pasos y había grandes planes para La Isla y su gran fiesta.

El cambio de ubicación fue clave. No hay duda de que entonces el Ayuntamiento acertó de pleno. En poco tiempo la Feria del Carmen conoció sus mejores años. Fue un auténtico boom que alcanzó su momento cumbre entre las décadas 80 y 90. En 1989 -el dato lo ha rescatado esta semana la formación política Andalucía Por Sí al reabrir el debate en torno al futuro de la fiesta- se llegaron a instalar en el recinto de La Magdalena hasta 107 casetas. La media, no obstante, rondó las 70 durante los años 90. Fueron los años de la Feria de la Bahía o la Feria del verano, en los que cita veraniega de La Isla era capaz no solo de arrastrar a los isleños en masa sino también de enganchar a los vecinos de otras localidades cercanas.

Pero la tendencia al alza se torció con el cambio de siglo. La entrada en vigor de una nueva normativa municipal en el año 2001 supuso el punto de inflexión al contemplar por primera vez un único instalador profesional -una empresa epecializada- para el montaje de las casetas, cuyo coste revertiría en la tasa a abonar por las asociaciones, colectivos, peñas y hermandades que participaban de la fiesta.

Lo cierto es que, a estas alturas, era una cuestión obligada por razones de seguridad y demandada para ajustarse a los requisitos legales cada vez más exigentes para garantizar la protección de los consumidores. Pero disparó los costes del montaje que hasta entonces cada casetero asumía por su cuenta y con instalaciones propias o con soluciones de lo más imaginativas: un simple palo colocado en el centro de la parcela y decorado con guirnaldas de bombillas bastaba. Incluso garantizaban un lleno absoluto al ofrecer un espacio más fresco. De la media de 70 se pasó a 50, luego a 40, a 36... Hasta llegar al mínimo histórico de este año: 32.No hay una causa única: la crisis, el aumento de los costes, las restricciones de nuevas normativas, el cambio de hábitos de la población que ha reducido las fiestas a unas pocas horas y, por ende, el margen de beneficios de que puede alcanzar una caseta...

El debate está sobre la mesa. Aunque para La Magdalena, ahora que se cumplen 35 años de su traslado desde el Parque, el Ayuntamiento tiene también otros planes que tienen que ver con la Feria y que, hasta cierto punto, con su apuesta por darle de nuevo un giro de 180 grados a la fiesta. Es uno de los grandes proyectos de la EDUSI, la Estrategia de Desarrollo Urbana Sostenible Integrada. Y algo de estos planes -descartado ya definitivamente el traslado a la salina Belén del que tanto se habló durante la tramitación del PGOU- se ha conocido ahora que el equipo de gobierno ha dado a conocer las claves del plan director que ha esbozado para poner en práctica las inversiones que quiere llevar a cabo con los fondos europeos.

La Magdalena, básicamente, pasará a convertirse en un parque periurbano, una gran zona verde a dos niveles que reinventará el paseo marítimo por el caño y que incluirá equipamientos -un auditorio, un skate park, una casa de la juventud- con espacios hosteleros y un circuito de plazas temáticas. La idea es sencilla. La zona será un parque durante todo el año y durante la semana de Feria estará preparado para dar cabida a la fiesta. Funcionará también como un recinto ferial, que encajaría en ese nuevo recinto de plazas y zonas verdes colindante a la lámina de agua del caño.

Eso -explica la concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez- le dará a este nuevo recinto ferial un valor añadido, "el de la singularidad". Se apuesta además desde el equipo de gobierno por conservar esta ubicación próxima a la trama urbana pero mejorada y aprovechada durante todo el año. Es -dice la edil- la mejor opción para una Feria tradicional que mantendría un diseño de casetas similares a las actuales (con módulso de 10x20). El planteamiento que se ha hecho para el proyecto de La Magdalena toma como base la cifra actual de casetas que se maneja, si bien deja abierta la posibilidad a una ampliación en función de la demanda que permitiría contar con una calle más.

Una de las ventajas del proyecto en lo que se refiere a la Feria -apunta Claudia Márquez- sería que contaría ya con todo "el tapiz de infraestructuras" lo que permitiría optimizar recursos y, desde luego, haría mucho más cómodo el montaje al contar con una preinstalación para los servicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios