San Fernando

Tráfico reubica 217 plazas de la zona azul afectadas por las obras del tranvía

  • El servicio de la Ordenanza Reguladora de Aparcamientos (ORA) se extiende al entorno del centro para compensar a la concesionaria por la progresiva desaparición de plazas ocasionada por la peatonalización

La zona azul se extenderá a otras calles del entorno del centro ante la pérdida de plazas ocasionada por las obras del tranvía en la calle Real. Serán en concreto 217 plazas las que serán reubicadas en cuestión de días por la Delegación Municipal de Tráfico, que acaba de cerrar el nuevo mapa de la Ordenanza Reguladora de Aparcamientos (ORA).

Entre las calles afectadas se encuentran Tomás del Valle, donde se localizarán 45 plazas en ambos sentidos; Muñoz Torrero, con 53 plazas también en ambos sentidos; el tramo de Almirante Faustino Ruiz comprendido entre Colegio Naval Sacramento y León Herrero, en el que se reubicarán 27 plazas; Menorca, con 14 estacionamientos de zona azul en ambos sentidos; Mallorca, con 10; Benito Pérez Galdós, desde la confluencia con San Vicente hasta Dolores, donde se distribuirán 30 plazas; Colón, desde Churruca hasta Calatrava, con 18; y todo Manuel Roldán, con 20 plazas. Las nueve plazas que restan estarán previstas para carga y descarga así como otras reservas de aparcamiento.

La reubicación de estas plazas -según explicó el delegado general del área de Seguridad Ciudadana, Alfonso González Nantes- obedece a la necesidad de buscar una nueva localización al total de plazas que han desaparecido con las obras del tranvía metropolitano en la calle Real y su entorno.

Algunas de éstas -afirmó- se han conseguido reubicar al comienzo de los trabajos pero el grueso de los estacionamientos perdidos se ha demorado varios meses hasta concretar este nuevo mapa de la ORA.

Se trata, según González Nantes, de la reposición de las plazas de zona azul que han desaparecido en el extenso tramo de la calle Real que va desde la plaza del Rey hasta la iglesia del Carmen.

La concesión con la empresa adjudicataria del servicio -Dornier- implica la gestión de 639 plazas de zona azul de pago en la ciudad. Así que ante la pérdida de estacionamientos el Ayuntamiento tiene dos opciones: o bien compensar económicamente a la concesionaria por dichas pérdidas o bien buscar nuevos puntos de zona azul en otros puntos de la ciudad, que viene siendo la opción favorita del equipo de gobierno. Así ha ocurrido ya con la remodelación de las líneas de autobuses urbanos, que obligaron a modificar algunas plazas ante la nueva ubicación de las paradas, y con las obras del tranvía.

La calle Real, por su vocación comercial, fue una de las principales vías escogidas por el Ayuntamiento para implantar la zona azul desde que se pusiera en marcha en 2006 como medida para impulsar la rotación de vehículos y favorecer de esta manera la actividad comercial. Sin embargo, el proyecto de peatonalización y las obras de reurbanización que conlleva han acabado con todas estas plazas de estacionamiento, que se han extendido al entorno del centro.

La consecuencia directa de esta situación es una progresiva pérdida de plazas de estacionamiento libre, por lo que cada vez resulta más difícil aparcar -al menos sin tener que pagar- a los vecinos del centro de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios