La Semana Santa del coronavirus en San Fernando La crónica imposible del Lunes Santo

  • La jornada con mejor fama de la Semana Santa isleña está plagada de grandes momentos. Así sería un Lunes Santo perfecto 

Salida de los Afligidos.

La crónica imposible de un Lunes Santo perfecto, ese que se disfrutaría si no fuera por la pandemia del coronavirus y que recreamos de la mano de la web Islapasión, se dividiría en tres en su primer capítulo para hablar de las salidas casi simultaneas que en media hora realiza el triunviriato cofrade que reina en la jornada que tiene mejor fama en la Semana Santa de La Isla. Aunque el punto de partida de este recorrido por las emociones del Lunes Santo sería la plaza Madre Teresa de Calcuta, a las seis y media, cuando los hermanos de la cofradía de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos, los Estudiantes, emprenderían su camino hacia la Carrera Oficial a los sones de Amarguras mientras el sol de la tarde se refleja en el dorado del misterio. 

Super Omnia Christus, el lema de la hermandad es la única ley que impera en esta tarde que baja rápidamente por la calle Ancha, siempre de frente pero a pasos cortos. 

Muy cerca, en la Pastora

Muy cerca, en el barrio hermano de la Pastora, la hermandad del Ecce Homo protagonizaría uno de los momentos más vistosos y coloridos de la jornada y de toda la Semana Santa isleña al llenar de nazarenos d capa roja las calles en busca de Capitanía que precede al espectacular misterio de Nuestro Padre Jesús del Ecce Homo, con Pilatos en la proa presentándolo a La Isla. Es todo un clásico de la jornada que se completaría con el palio de María Santísima de la Salud.

 

La tarde de Jesús de Medinaceli 

A la misma hora, las puertas de la Iglesia Mayor tendrían que volver a abrirse para que la archicofradía de Jesús de Medinaceli iniciara su estación de penitencia por San Fernando. La cofradía sería, además, la primera en pasar por la Carrera Oficial en esta tarde de Lunes Santo. Este momento es también uno de los más multitudinarios en la segunda tarde de procesiones en San Fernando. Para la cofradía, además, este Lunes Santo hubiese tenido en la calle un matiz muy especial al conmemorarse el 75 aniversario de la hermandad de penitencia y de la devoción en La Isla hacia la imagen de Jesús de Medinaceli, que ha dejado su impronta. 

 

Una sucesión de momentos cofrades 

Es lo que tiene el Lunes Santo, todo sucede a la misma hora y en apenas unos metros. Así, mientras Medinaceli se encamina a la plaza de San José para hacer su estación de penitencia en la capilla de los Desamparados y contribuye a redescubrir el potencial de este escenario cofrade, los Estudiantes se adentran en la Carrera Oficial antes de emprender su regreso al Cristo. 

Una noche por derecho 

La noche del Lunes Santo tiene también grandes momentos, que de nuevo se suceden a muy corta distancia. El paso de misterio de los Afligidos por Murillo y San Esteban o el de Medinaceli y el paso de palio de María Santísima de la Trinidad poco después van dando forma a una velada plagada de momentos cofrades. 

Del Cristo Viejo a la calle Ancha

La crónica imposible de este Lunes Santo tendría obligadamente que hacer escala también en la capilla del Cristo Viejo para despedirse de la hermandad de los Estudiantes antes de acudir al encuentro de la hermandad del Ecce Homo y acompañarla por la calle Ancha en su regreso al barrio de la Pastora.

La despedida de una gran jornada 

Hay dos grandes momentos para despedir el Lunes Santo, el discurrir de la hermandad del Ecce Homo por la calle Alfonso Berraquero, antigua Maldonado renombrada en homenaje a un imaginero clave para esta cofradía, y la recogida de Medinaceli en la plaza de la Iglesia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios