La Semana Santa del coronavirus en San Fernando La crónica imposible de un Miércoles Santo

  • Tras dos años sin Miércoles Santo, uno por la lluvia y otro por el coronavirus, echamos mano de la memoria para recordar la tarde de los contrastes cofrades 

Salida del Gran Poder.

La crónica imposible de este Miércoles Santo truncado por la amenaza del coronavirus tiene obligadamente su primer acto en la salida de la hermandad del Gran Poder, que viene a ser la del barrio de la Bazán transformado en cofradía. Un momento lleno de vida, color y emociones que lo convierte en el mejor comienzo de esta jornada de la Semana Santa que viviremos en casa pero que te ayudamos a recrear siguiendo un recorrido imaginario de la mano de la web cofrade Islapasión.

Todavía es temprano. El largo recorrido que tiene que afrontar esta hermandad la obliga a salir a primeras horas de la tarde, así que estas horas se convierten en un momento ideal para disfrutar tranquilamente de la cofradía mientras se encamina al centro de La Isla. Este año, eso sí, la hermandad tenía previsto cambiar sustancialmente este recorrido para acercarse a la calle Real y a la Carrera Oficial desde el puente que lleva su nombre, el del Gran Poder.

En el Cristo Viejo

Pero si hay una cofradía que se identifica plenamente con el Miércoles Santo es la del Santísimo Cristo de la vera Cruz. Su salida desde la capilla del Cristo Viejo, felizmente recuperada hace apenas unos años, constituye no solo un gran momento de esta tarde sino de toda la Semana Santa isleña. Así que esta crónica imposible de un Miércoles Santo que tampoco existió el año pasado no puede sino imbuirse de ese espírituo de sobriedad y de esas maneras tan isleñas que tiene la Vera Cruz para recordar este momento en el que las campanas de la calle Patrona vuelven a tocar duelo:

Personalidad Servita 

Un recorrido ideal por esta jornada del Miércoles Santo haría también escala a esa misma hora de las siete de la tarde en la Iglesia Mayor para arropar a la Orden Seglar de los Siervos de María en los primeros momentos de una salida procesional que derrocha personalidad. Así son los Servitas:

ç

Un clásico entre los clásicos 

La tarde del Miércoles Santo alcanza su plenitud en estos momentos. Y detrás del recogimiento y silencio de los Servitas desembarcarían en la Carrera Oficial -en esta crónica imaginada e imposible de la Semana Santa del coronavirus- la cofradía del Gran Poder derrocchando aires de barrio. Por algo a esta tarde se le llama con asiduidad la jornada de los contrastes. Y detrás llegaría el potente misterio de la hermandad de la Vera Cruz para hacer su estación de penitencia en la Iglesia Mayor Parroquial, un momento clásico entre los clásicos. 

El momento de los Servitas 

Ese momento del Miércoles Santo supone el punto de inflexión entre la tarde y la noche cofrade, que tiene en sus primeras horas como protagonista al templete de los Servitas por sus calles únicas: González de la Vega (Ánimas), Juan de Mariana, San Esteban... 

Ancha y la plaza 

El siguiente gran momento del Miércoles Santo en esta crónica soñada quedaría muy cerca, en la calle Ancha, donde acompañaríamos a los hermanos del Gran Poder por la calle Ancha y, sobre todo, por la plaza Sánchez de la Campa, desde donde emprenderían su regreso hasta el barrio de la Bazán.

Despedidas de negro

Habría todavía tiempo para despedirse de las hermandades de negro de esta tarde, la de Vera Cruz recogiéndose en silencio en su capilla y la Orden de los Servitas buscando la Iglesia Mayor. 

Y de barrio

Aquellos con más ganas de cofradías seguirían porque este Miércoles Santo no se acaba hasta que se recoge la hermandad del Gran Poder a altas horas de la madrugada, arropada por su barrio de la Bazán y con el clásico encuentro de los dos pasos:

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios