San Fernando

La Semana Santa acaba con un "cara y cruz" para la hostelería y los hoteles

  • Asihtur consulta entre sus asociaciones y confirma que esta semana ha sido algo mejor que la del año pasado

  • Por contra, Horeca informa que los hoteles han tenido una ocupación más baja

Los operarios trabajaban ayer en el desmontaje de la estructura de Carrera Oficial. Los operarios trabajaban ayer en el desmontaje de la estructura de Carrera Oficial.

Los operarios trabajaban ayer en el desmontaje de la estructura de Carrera Oficial. / d.c.

Los datos emitidos por Horeca (la Federación de Hostelería de la provincia de Cádiz) sobre la ocupación hotelera durante la Semana Santa en la ciudad no resultan positivos, más comparándolos con los del año pasado. Ni de lejos se acercan a las cifras del año anterior, ni siquiera en la primera parte de la semana coincidiendo con la celebración del Minibasket que suele deparar datos buenos para La Isla en comparación con como se comporta el sector en otros lugares de la provincia. Esto contrasta con la visión que tiene Asihtur (la Asociación Isleña de Hostelería y Turismo) de cómo se ha vivido en bares y restaurantes la Semana grande, que incluso ha mejorado el balance del año pasado en San Fernando.

"He hecho un sondeo entre los asociados y todos más o menos dicen que esta Semana Santa ha estado un punto por encima del año anterior", comenta el presidente de Asihtur, Lolo Picardo, que siempre reconoce la importancia del Minibasket en los resultados que manejan en estas fechas. "En la primera parte de la semana, hasta el miércoles, siempre influye el Minibasket, pero el resto de la Semana Santa también ha habido mucha gente, más gente incluso", apunta. No ha influido de manera negativa ni la lluvia ni la bajada de las temperaturas. Es principalmente, según su experiencia, turismo nacional, aunque por su negocio, la Venta de Vargas, pase algún turista extranjero. Esta balance positivo les hace estar "esperanzados" de cara al verano. "Dicen que la Semana Santa es la antesala del verano... y eso significaría tener un buen verano", insiste Picardo.

Mientras en restaurantes y bares ha subido el consumo, quizás por los visitantes de otras ciudades de alrededores, por los amigos o familiares de isleños, las cifras de hospedería han bajado. Al menos en las que registra de hoteles la patronal, Horeca. En la primera parte de la semana, del 26 al 28 de marzo, la ocupación hostelera fue del 64,10%. Ese porcentaje ya de por sí es bajo en comparación a la Semana Santa de 2017, cuando los hoteles sumaron un 90,33% de sus plazas ocupadas. Estos números sorprenden por que la celebración del Minibasket, al que acuden expediciones de las comunidades autonómicas que participan con sus selecciones, atrae a numerosas familias en esos días. Incluso en la presentación de la cita se advirtió de las dificultades que en esta edición habían tenido alguna federación para reservar plazas.

La ocupación lamentablemente se reduce más en la segunda parte de la semana, entre el 29 de marzo y el 1 de abril, cuando apenas supera la mitad de plazas ocupadas, concretamente un 50,88%. Son 18 puntos menos que hace un año, cuando registró un 68,94%. Que sea una Semana Santa temprana en el calendario, casi dos semanas antes que hace un año; y las previsiones del mal tiempo que hicieron que algunos clientes cancelaran sus reservas pueden explicar en parte estos porcentajes tan bajos. A eso puede sumarse las consecuencias en el litoral de los temporales, que han dejado reticentes a los turistas a la hora de pasar sus vacaciones en la zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios