San Fernando

Un incidente empaña la fiesta de los alumnos del colegio La Ardila en el parque del Oeste

  • La Policía Local obligó a retirar los hinchables que habían instalado en este espacio público al no tener autorización 

  • La AMPA, que achaca a "un fallo de coordinación" lo ocurrido, había informado al concejal de Educación hace varias semanas 

Una imagen de archivo del Parque del Oeste, donde se celebró la accidentada fiesta del colegio La Ardila.

Una imagen de archivo del Parque del Oeste, donde se celebró la accidentada fiesta del colegio La Ardila. / D.C. (San Fernando)

Un incidente empañó la fiesta de graduación de los alumnos de sexto curso del colegio La Ardila que se celebró en la tarde del pasado jueves en el interior del parque del Oeste, una experiencia -explica la AMPA del centro- que ya se había llevado a cabo el año pasado permitiendo disfrutar a todos de una agradable convivencia en este espacio público cercano al colegio con motivo del final de curso.  

Esta vez, sin embargo, sí hubo problemas. Para sorpresa de los padres, la Policía Local se personó en el parque y obligó a retirar las atracciones -hinchables contratados a una empresa- que se habían desplegado en el interior del recinto. No tenían los permisos requeridos ni autorización alguna para ocupar este espacio público, así que a pesar de las gestiones llevadas  a cabo in situ no hubo más remedio que cumplir con la legalidad. 

Hace varias semanas, la AMPA del centro -como explicó su presidenta a este periódico- trasladó al concejal de Educación, todavía entonces Antonio Rojas, su intención de repetir la fiesta de despedida en el parque del Oeste, a lo que el edil le contestó que no habría ningún problema. Sin embargo, no se hicieron más gestiones así que el asunto quedó olvidado al cabo de pocos días, aunque los padres creían que todo estaba en regla y que no había ningún problema. 

Sin embargo, al advertir este despliegue un operario de parques y jardines -según las explicaciones de la AMPA- avisó a la Policía Local. De nada sirvieron las llamadas que se hicieron a Antonio Rojas. Los hinchables tuvieron que se retirados, lo que enfadó a algunos de los padres allí presentes. La AMPA, tras hablar con el Ayuntamiento, achaca a "un fallo de coordinación" lo ocurrido sin querere echar más leña al fuego tras el incidente. La fiesta -aclara- continuó, aunque ya sin las atracciones contratadas para la tarde. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios