San Fernando

Retratos de la memoria

  • El Castillo de San Romualdo acoge hasta el 4 de mayo la exposición 'El ADN de la Memoria', una muestra sobre memoria histórica que trae Amede

La muestra El ADN de la Memoria tiene mucha vida por las historias que refleja. También por el recorrido andado. Mucho. Largo. Después de un viaje de dos años por distintas ciudades y pueblos, que recala en San Fernando ahora, arrastrada por el ímpetu y la perseverancia de Amede (la Asociación para la Recuperación de la Memoria Democrática de San Fernando). El Castillo de San Romualdo la acoge, en el ala dedicada a exposiciones itinerantes, temporales. Allí hasta el 4 de mayo a lo largo de un pasillo, en una y otra pared, juntas, enfrentadas, pueden verse las fotografías de asesinados y desaparecidos del franquismo sostenidas por sus familiares, que mantienen su memoria, su recuerdo, o el de sus familias. Unos paneles, algunos con también con fotografías antiguas, recuerdan también a algunas de las personas que se buscan en las fosas de San Fernando.

Bajo el lema Conocer para no repetir, se ofrecen nombres y datos biográficos de quienes "es un rumor público que este individuo murió a consecuencia de nuestro Glorioso Movimiento Nacional", como se apunta en uno de los paneles, que cuentan brevemente la historia de Agustín Rodríguez Nieto, Antonio Ferrer Acosta, Antonio Pérez Heredia, Diego Noguera Ortega, Marciano González Medina, Marcial Ruiz Pérez, Ramón Alba Guerrero, la dotación del Ferrándiz o los, denominados, seis de Grazalema.

En las imágenes las familias sostienen el retrato de sus seres queridos asesinados

Nuestra Memoria, como se llama la entidad sevillana que desarrolló esta idea y la plasmó en imágenes, estaba ayer presente en La Isla para agradecer la invitación de Amede y rememorar como hace un año se inició un camino que ha permitido contar con esta exposición en la ciudad. El ADN de la Memoria. Fosas del franquismo: semillas de memoria es un paso más en el fin del silencio de las familias y la reivindicación de la memoria en las calles y plazas. Es el reflejo de su constancia en el recuerdo y en la búsqueda de la dignidad de las personas que fueron víctimas de desapariciones forzosas y fusilamientos tras el golpe de Estado de 1936. Lo hace a través de imágenes realizadas por fotógrafos y fotógrafas profesionales que colaboraron de manera altruista para el proyecto. En ellas se muestran los retratos de los asesinados sostenidos por las familias, aunque algunas ni eso han podido guardar.

Paqui Maqueda, presidenta de esta asociación sevillana, se encargó de explicar algunos de estos detalles a los presentes, numerosos, que abarrotaron la antigua capilla del Castillo y que atendieron de pie en sus inmediaciones a esta cita. En ella también se aprovechó para recordar el alcalde Cayetano Roldán y tres de sus hijos, todos asesinados; y para homenajear a Juan Manuel Fernández Roldán, nieto del regidor, que fue presidente de Amede. Sus hermanas, María y María Ángeles recogieron una placa en su recuerdo emocionadas, también un simbólico rosal. Otro fue entregado a Lucía Sócam, que amenizó el evento con su música.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios