Tribunales Condenado en Cádiz por insultar a su cuñado a través de mensajes y audios

EQUIPAMIENTOS CULTURALES | El Ayuntamiento estudia modificar las ordenanzas FISCALES lo que hay que pagar

¿Pagar por el centro de congresos?

  • La mayoría de colectivos da por sentado que no hay que pagar por utilizar el centro de congresos u otras instalaciones

  • El gobierno dice ahora que quiere prescindir de estos precios

El auditorio Lázaro Dou del centro de congresos, completamente lleno, durante la celebración de un acto, en una imagen de archivo.

El auditorio Lázaro Dou del centro de congresos, completamente lleno, durante la celebración de un acto, en una imagen de archivo. / rioja

Conferencias, mesas redondas, proyecciones, exposiciones, presentaciones de libros y carteles, conciertos, representaciones teatrales... La Isla es una ciudad pródiga en colectivos y asociaciones que además son bastante activos. Cada semana convocatorias de todo tipo copan la agenda cultural de la ciudad. Y ocupan -sobre todo- las instalaciones municipales del centro de congresos, seguidas de la casa de la cultura y del castillo de San Romualdo.

Esta semana el interventor recordaba en los informes de reparo que se llevaron al pleno ordinario que hay que pagar por hacer uso de todas estas dependencias públicas. Estas instalaciones están sujetas a tasas y tarifas específicas, que además están perfectamente detalladas y desglosadas en las ordenanzas fiscales. Las últimas, por cierto, se han aprobado hace escasas semanas y entraron en vigor el pasado 1 de enero. Y en ellas, de nuevo, vuelven a aparecer estos precios (pueden consultarse con detalle en la tabla anexa a la información).

Si se aplicarán los precios públicos, el uso del centro de congresos caería en picado

Para hacerse una idea, por utilizar el auditorio Lázaro Dou del centro de congresos en la tarde de un viernes para impartir una conferencia -cosa de lo más habitual- habría que pagar al Ayuntamiento 200 euros. Y hasta 500 si dicho acto está organizado por una entidad comercial o empresarial y se celebra durante el fin de semana o 750 en el caso de que se trate de unas jornadas o encuentros que se desarrollan a lo largo de todo el día.

Aunque lo cierto es que prácticamente nadie en La Isla -casi ninguna cofradía, asociación o colectivo- paga por hacer uso de las dependencias del centro de congresos o por presentar un cartel en el patio del castillo San Romualdo. De hecho, la advertencia del interventor -aún no siendo la primera en este sentido- ha desatado en los últimos días cierta incertidumbre en más de una entidad. La mayoría da por sentado que no es necesario hacer frente a ningún pago al tratarse de instalaciones municipales. Y, de hecho, ni el equipo de gobierno actual ni sus precedentes han reclamado alguna vez el pago de las tasas correspondientes.

Por hacer uso del centro de congresos durante 2017 solo pagaron cuatro entidades generando unos ingresos en las arcas municipales de 900 euros. Y en el caso del castillo de San Romualdo solo se han contabilizado tres ingresos que suman poco más de 400 euros. Más frecuente es pagar por las instalaciones de la casa de la cultura, cuyos precios son los más bajos. Más de medio centenar de entidades lo hicieron en 2017.

En lo que toca al centro de congresos, que abrió sus puertas en el año 2010 al calor del Bicentenario de Las Cortes, cabe recordar que en su momento el gobierno local hablaba de desligarse de una gestión directa de las instalaciones a través de una concesión. Nunca llegó a hacerse, pero en cierto modo persistió esa idea de mantener el equipamiento como una fuente generadora de ingresos. De ahí esas tarifas que van desde los 100 a los 750 euros en función de las salas, del día y del tiempo que se quieran utilizar. Aunque la realidad es bien distinta. Y evidentemente a nadie se le pasa por alto que si el Ayuntamiento empezara a cobrar estos precios públicos el uso del centro de congresos caería en picado. Desde el gobierno, sin embargo, se lleva a gala las más de 500 actividades y los más de 56.000 usuarios que el año pasado pasaron por estas instalaciones municipales.

El centro de congresos es rentable, afirmaba a este periódico el concejal de Presidencia, Conrado Rodríguez. Pero no hablaba de una rentabilidad económica directa, claro. El retorno que tiene esta actividad es social y cultural. El Ayuntamiento da respuesta a las necesidades de los numerosos colectivos que existen en La Isla para desarrollar sus actividades en unas instalaciones municipales. Y, al mismo tiempo, se consigue generar actividad y dinamizar la ciudad. "Y eso siempre ha sido un objetivo fundamental de este gobierno", precisa.

Así que el ejecutivo descarta -y aclara- que no tiene la más mínima intención de empezar a cobrar por hacer uso de estas instalaciones. Eso sí, adelanta que tomará medidas para que no vuelvan a darse estos reparos. Ya lo anunció en el pleno del pasado jueves. Evidentemente, todo pasa por modificar las ordenanzas fiscales y eliminar estos precios públicos o ampliar los criterios de las bonificaciones para dar cabida a estas frecuentes actividades sin necesidad de pasar por caja o, en su defecto, de volver a recibir las llamadas de atención del interventor por no estar ingresando lo que se debiera. Es lo que ahora estudia el equipo de gobierno, si bien todavía no ha concretado exactamente qué hará para solventar el problema.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios