San Fernando

El PP quiere que el Sagrado Corazón regrese a la fachada del Consistorio

  • Presentará una moción para pedir que el azulejo, retirado en octubre, vuelva a ponerse

Las piezas del azulejo del Sagrado Corazón, tras su retirada. Las piezas del azulejo del Sagrado Corazón, tras su retirada.

Las piezas del azulejo del Sagrado Corazón, tras su retirada. / d.c.

El PP quiere que el azulejo del Sagrado Corazón vuelva a colocarse en la fachada principal del Ayuntamiento, de donde fue retirado a finales de octubre -hace cuatro meses ya- con motivo de las obras de rehabilitación que se llevan a cabo desde el año pasado. El grupo municipal popular ha registrado una moción en este sentido que se debatirá en el pleno ordinario que se celebrará este jueves.

En dicha propuesta, instan al gobierno municipal, al que recriminan su retirada, a que inicie los trámites administrativos oportunos "para mantener en el lugar que ocupa actualmente -en el que estaba hasta su retirada, se entiende- el retablo cerámico con la imagen del Corazón de Jesús de la fachada del Ayuntamiento".

Hasta el momento, el PP no se había pronunciado con respecto a la suerte del azulejo que se ha llevado colocado 77 años en la fachada principal del Ayuntamiento.

Su retirada en el pasado mes de octubre desató cierta polémica entre parte de la población, que se decantó bien a favor de la retirada de este símbolo religioso de un edificio público o bien en contra. Así lo hizo, por ejemplo, el colectivo Hazte Oír, que en torno al mes de enero inició incluso una campaña de recogida de firmas en internet a favor de la restauración del azulejo en la fachada principal del Consistorio.

También a finales del mes pasado, la alcaldesa, Patricia Cavada, anunció que había llegado a un acuerdo con el Arciprestazgo para que dicha pieza de cerámica con la imagen del Sagrado Corazón pasara a manos de la Iglesia. La propuesta, de hecho, partía de una petición realizada meses atrás por el propio arcipreste de la ciudad al saber de su retirada. Dicho acuerdo, aseguraba entonces la regidora, garantizará que el azulejo "sea expuesto y conservado". Claro está, en otro lugar. De hecho, lo que se plantea es su recolocación en la iglesia castrense de San Francisco.

Su retirada, según las explicaciones dadas hasta ahora por el equipo de gobierno, se debe a que el azulejo -colocado en 1940- no forma parte del conjunto original del Ayuntamiento, sino que es un elemento "añadido y circunstancial".

El proyecto de rehabilitación del Ayuntamiento se remonta al año 2005, que fue cuando se aprobó el concurso de ideas, y fue aprobado definitivamente en 2011. Las obras se licitaron en 2015, durante el mandato en el que gobernaba el PP, aunque no se iniciaron hasta la primavera de 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios