San Fernando

Nueva propuesta municipal para regular las terrazas en la calle Real

  • El Ayuntamiento hace entrega a los hosteleros de un nuevo borrador de la ordenanza municipal con el propósito de alcanzar un consenso en la renovación del sector en el centro de la ciudad

Los hosteleros cuentan desde ayer con un nuevo borrador para la ordenanza reguladora de terrazas y veladores en la calle Real. Se trata de un documento que intenta dar respuesta a los problemas que los profesionales afectados han puesto sobre la mesa tras rechazar de manera unánime el primer texto que se planteó desde el Ayuntamiento.

El nuevo borrador fue remitido ayer por el concejal de Comercio, el andalucista Manuel Prado, a los responsables de Horeca, la patronal de la hostelería; Acosafe, la Asociación de Comerciantes de San Fernando; y de Emproa, el colectivo de Empresarios y Profesionales Asociados. Los principios recogidos en el texto constituyen una nueva tentativa para alcanzar un consenso entre el Ayuntamiento y el sector que, eso sí, coinciden en el objetivo: la necesidad de aprovechar la doble oportunidad que brinda la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes, por un lado, y la importante transformación a la que está siendo sometida la principal vía de la ciudad, la calle Real, con la implantación del tranvía metropolitano de la Bahía.

Gobierno municipal y hosteleros quieren aprovechar la coyuntura -máxime teniendo en cuenta la línea de subvenciones que la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte ha abierto para estos establecimientos- para afrontar la renovación del sector y homogeneizar terrazas y veladores de la calle Real, lo que reportaría al centro una nueva imagen, más moderna y atractiva que, a su vez, se convertiría en todo un impulso para el desarrollo de este tipo de actividad económica.

La nueva propuesta se basa en cuatro principios generales a desarrollar en la posterior ordenanza reguladora de terrazas y veladores de la calle Real: cubrición, ocupación, iluminación, mobiliario y logos.

El primer apartado establece los tipos de terraza -con toldos, sombrillas o paravientos- y permite el anclaje de estas estructuras al suelo "con la solución constructiva que se anexe a la normativa". En el caso de las sombrillas, contempla solamente una fijación con lastre. El color de las lonas será el mismo para toldos y sombrillas: un crema de la gama de los blancos, ateniéndose así a los criterios del Plan Especial del Casco Histórico, el PEPRICH. Las estructuras de aluminio irán lacadas en color burdeos.

En lo referente a la ocupación de la vía pública, el borrador insiste en la necesidad de mantener una distancia de dos metros de la fachada de los edificios -un pasillo para los peatones- así como de dejar un paso transversal libre de metro y medio por cada ocho de longitud de la terraza de manera que no se creen barreras de paso excesivamente largas. Advierte de nuevo este documento de la obligatoriedad de mantener una distancia de seguridad de metro y medio desde la plataforma tranviaria si bien, en el caso de que se instalen paravientos, podrá ir adosada a dicha línea.

La iluminación artificial debe hacerse con sistemas de baterías. La nueva norma prohíbe tajantemente toda clase de tendidos de cables desde el local a la terraza.

Se apuesta igualmente por un mobiliario unificado de sillas y mesas según el modelo que se acuerde en la regulación y que, eso sí, tomará como base el color burdeos para los asientos y respaldos de la sillas y el tablero de las mesas. Se unifica también el diseño y la estética para los nombres del establecimiento y la publicidad comercial que aparece en toldos y sombrillas. Asimismo, se añade la obligación de serigrafiar el logo de San Fernando 2010 según el modelo que se consensúe.

Los hosteleros volverán a reunirse en la mañana de hoy para debatir la propuesta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios