San Fernando

La Navidad enciende la solidaridad

  • Bajan ligeramente las familias atendidas por Cáritas en la ciudad, pero quienes necesitan ayuda están en una situación más extrema, advierte el arcipreste de San Fernando

La Navidad enciende la solidaridad

La Navidad enciende la solidaridad

Cada Navidad la sociedad da muestras de su solidaridad, como si activara su deseo de contribuir a que otras personas puedan tener una vida digna. Para otros no es más que una ocasión de mantener una labor constante de apoyo al prójimo. Sea como sea las campañas para recoger juguetes y especialmente alimentos se intensifican en estas semanas, con la implicación de numerosas entidades que desinteresadamente organizan actividades y eventos que permiten recaudar dinero, regalos para los más pequeños o víveres con los que contribuir a esa tarea. No son pocas las familias que lo necesitan por los escasos recursos de que disponen.

"Aún no tenemos datos exactos, pero puede que el número haya bajado algo", sostiene el arcipreste de San Fernando, Alfonso Gutiérrez Estudillo, que advierte, sin embargo, de que la situación de estas personas se extrema. "Hay una ligera tendencia a la baja, pero mientras decrece ese número, los atendidos están más necesitados", insiste. A pesar de que se asegure que la crisis ha terminado, no se puede decir que se ha salido por completo. Por esas consecuencias que todavía perduran, y que afecta a las familias con más problemas, Gutiérrez Estudillo abunda en que hay que aprender la lección: "Hay que cambiar el sentido de la vida, el estilo de vida, porque no sólo ha sido una crisis económica, si no volverá y la fractura social que ha provocado será peor".

Se trata de otra manera de expresar el mensaje del Papa Francisco que defendía la ecología humana, recuerda el arcipreste, como postura para hacer del planeta un lugar más habitable, "que dejar a las generaciones futuras, que puedan acceder a la educación, a la alimentación". Es lo que se ha transmitido en estas navidades desde la campaña institucional -de la que también forman parte los actos solidarios-, y que en esta ocasión se presentó bajo el lema Llamados a ser comunidad. Ama y vive la justicia. "Se plantea la necesidad de superar prejuicios, de transformar los valores para que seamos menos individualistas, más austeros, menos consumistas -que es algo que se acentúa en esta época-, más cooperativos, menos indiferentes, más generosos y comprometidos", apunta.

Son valores, precisamente, que afloran en estas fechas y que se reflejan a la perfección en las actividades que entidades de distinta índole organizan para contribuir a la labor de quienes ayudan a las familias con menos recursos. Hermandades y cofradías, colegios, feligresías, asociaciones de vecinos, negocios, empresas, partidos políticos o particulares se implican y aportan juguetes y víveres. "Las Cáritas parroquiales colaboraron con la gran recogida que hizo el Banco de Alimentos a finales de noviembre", comenta Alfonso Gutiérrez Estudillo. De este fondo sale las principales aportaciones para las personas con necesidades de San Fernando, aunque muchas parroquias y Cáritas reciben además lo que esas entidades han recolectado por su cuenta. "Permite sumar a lo que se da habitualmente carnes y productos navideños", añade. Porque en la bolsa que se entrega en estas fechas también se incluye estas variedades.

El comedor de El Pan Nuestro muestra su agradecimiento por esa solidaridad, la del Banco de Alimentos "que colabora muchísimo" y la de esas aportaciones de las entidades, incluso de los productos que recogen en supermercados como Carrefour o Día. La gente es buena, muy solidaria, reconocen impresionados por cómo se vuelcan en estas fechas. Por ejemplo, el Círculo de Artes y Oficios les ha dado lo recaudado en el nacimiento de la calle Rosario. Hay que recordar que El Pan Nuestro sirve en torno a 300 raciones diarias, entre desayunos y almuerzos para unos 40 sin techo y la comida que retiran todos los días alrededor de 75 familias.

Las navidades pasarán pero no el trabajo de atención a las familias y personas con problemas. El comedor social, como ejemplo de entidad asistencial, continuará con sus comidas. Cáritas Arciprestal seguirá con los numerosos frentes abiertos que tiene: a la recogida de juguetes de ahora, o la implicación en las campañas grandes del Banco de Alimentos, se une su trabajo con las familias en riesgos de pobreza, los talleres para personas desempleadas, la atención a mujeres o las personas sin hogar.

los vecinos isleños más solidarios.La aportación que ha hecho la asociación de vecinos Los Olivos de Recaño al comedor social de El Pan Nuestro es una muestra perfecta de la implicación de los ciudadanos de La Isla en las navidades para ayudar a las personas con menos recursos. El pasado viernes la entidad entregó a la asociación benéfica más de 100 kilos de alimentos recaudado en el barrio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios