San Fernando

'Mujeres de las dos orillas' regresará a La Isla en octubre

  • Pro Derechos Humanos celebrará en otoño una nueva edición de un programa basado en el intercambio de experiencias de mujeres marroquíes y de la Bahía

A veces el éxito no se mide en la repercusión mediática, a veces las buena iniciativas, por buenas que sean, no reciben el trato que, en calidad humana, debieran merecer. Éste es el caso del proyecto Creando puentes, mujeres entre dos orillas, impulsado por la asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, que nació en 2006 y que en octubre de 2009 celebrará una nueva edición. La idea, como cada año, es precisamente ésa, la de tender puentes de comunicación, puentes de información entre ambos colectivos femeninos a los dos lados del Estrecho de Gibraltar. "Muchas de ellas ya se han hecho amigas", explicaba Mari Sol Gómez Sánchez, miembro de la asociación, "e incluso han sido invitadas a sus casas respectivas", añadía Manuela Martínez. De hecho, la intención es que en el encuentro -que se celebrará en esta ocasión a este lado del Atlántico entre el 15 y el 18 de octubre- las mujeres marroquíes puedan hospedarse en los hogares de las españolas.

Este encuentro se estructurará en pequeños grupos que se repartirán en las diversas localidades de la Bahía en las que Pro Derechos Humanos trabaja. De esta manera, uno de ellos acudirá a San Fernando, en cuya sede, así lo avanzaba Gómez, se celebrará un seminario sobre la violencia de género. En otras ciudades como Conil o Chiclana se tratarán otros aspectos de la relación. Por su parte, durante el fin de semana, se prevé un encuentro en Cádiz, donde se llevarán a cabo ponencias y jornadas de convivencia. Una de las claves de estos encuentros es la posibilidad de establecer hilos de semejanza entre unas mujeres y otras. Porque, aunque las marroquíes son sorprendentemente jóvenes, las españolas tienen una media de edad de 50. Y han vivido situaciones semejantes. "Me he reido escuchando a las de aquí respondiéndole a las de allí: Eso, eso lo he pasado yo".

En el marco teórico, explicaba Gómez, los objetivos son muchos, diferenciados y comunes para las mujeres de los dos lados. "Para las marroquíes, es fundamental el reconocimiento de sus libertades, el conocimiento y uso de las asociaciones marroquíes, así como el impulso de las actuaciones de estas asociaciones", comentaba una de ellas. Del otro lado, también son importantes las intenciones marcadas para las españolas: "prevenir las actuaciones de recelo respecto a los marroquíes, fomentar las conductas solidarias y el asociacionismo", incidía la portavoz. Es, en definitiva, una convivencia que sirve para dar nuevos pasos en una lucha por los derechos fundamentales de la mujer. No sólo en el marco legislativo, sino sobre todo en la realidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios