desarrollo económico | una apuesta clave para el centro

El Mercado Central se plantea su segunda gran remodelación

  • Reubicar y concentrar los puestos en la nave central, introducir una oferta gastronómica y habilitar un pequeño supermercado son algunas de las propuestas para revitalizar la Plaza

Hace 20 años que el Mercado Central cerró sus puertas para afrontar una remodelación trascendental y algo más de 16 de su reinauguración. No fueron unas obras cualquiera. La reforma de la gran plaza de abastos -la inversión más importante llevada a cabo entonces por el Ayuntamiento- se convirtió en un tema de ciudad por su teórica repercusión en la dinamización del centro.

Ahora, dos décadas después, el debate ha reaparecido en el escenario de la política municipal. El Ayuntamiento aboga por llevar a cabo una segunda reforma que permita adaptar el Mercado Central a los nuevos tiempos y convertirlo en un elemento clave de la reactivación económica -empresarial y comercial- del centro de la ciudad. La obra, en cierto modo, se vincula a la rehabilitación integral del Ayuntamiento, que tiene previsto comenzar en el próximo mes de diciembre, a la remodelación de la plaza del Rey y a la calle Real como espacio peatonal. En conjunto, se aspira a una transformación del entorno que repercuta de una manera positiva en los negocios de las proximidades y que se convierta en un foco de atracción en el que confluyan los ciudadanos. "Siempre que hablamos de este tipo de proyectos nos referimos siempre al mismo objetivo: queremos dinamizar el Mercado Central para que sea atractivo para los isleños, pero también conseguir que venga gente de otras localidades del entorno a La Isla", afirma el concejal de Presidencia y Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez. Ese es el reto.

El proyecto del Mecado Central ha sido ya planteado a la asociación de detallistas, que lo ha abrazado con entusiasmo tras varios años reclamando mejoras y una mayor atención a la plaza de abastos. Su presupuesto ronda los 600.000 euros. Y ha sido incluido en los 16 proyectos que los ciudadanos están votando para las inversiones de los presupuestos participativos en la ronda de asambleas ciudadanas que el equipo de gobierno ha puesto en marcha.

En realidad, la necesidad de hacer algo en el Mercado Central se vio ya durante el anterior mandato corporativo, en el que incluso se llegó a plantear la reaubicación de la plaza del pescado en la nave central para concentrar todos los puestos en activo y potenciar así su actividad en plena crisis económica. El proyecto, sin embargo, no prosperó ni se incluyó en los presupuestos municipales.

Que había que actuar en la Plaza fue algo en lo que coincidieron prácticamente todos los grandes partidos en la pasada campaña electoral de las municipales. Aunque cada uno con su matices, todos incluían una actuación en este sentido en su programa electoral. PSOE y PA, que ahora comparten el gobierno municipal, insistieron especialmente en esta propuesta. Por ello, no es de extrañar que figure en la lista de prioridades que el nuevo Ayuntamiento quiere llevar a cabo.

"El Mercado Central se ha quedado grande", explica el delegado de Desarrollo Económico, Conrado Rodríguez, al referirse a estos planes de remodelación. Las instalaciones, aunque reformadas a finales de los años 90, obedecen a un diseño de mercado antiguo, que requiere de mucho espacio porque había muchos puestos. Y eso es algo que difiere notablemente de las necesidades actuales. Hoy han cambiado los hábitos de consumo. "No hace falta tener un mercado tan grande", añade el concejal, que recuerda los numerosos puestos vacíos que muestran las calles de la plaza de abastos. En esto coinciden plenamente con la asociación de detallistas.

Por ello el proyecto planteado contempla en primer lugar la reubicación de todos los puestos. Los del pescado pasarán a la nave central. Pero también se plantea mejorar la limpieza del recinto y solucionar su problema de iluminación. "Pretendemos que el Mercado se abra al exterior", precisa Conrado. No se trata solo de un concepto que persigue potenciar la relación de la plaza de abastos con los negocios de las calles adyacentes. Literalmente, se piensa abrir los huecos de las paredes laterales -puede actuarse salvo en las tres puertas principales, que estan protegidas- para favorecer su integración.

"Nuestra propuesta, la que estamos explicando a los ciudadanos en el debate de los presupuestos participativos, pasa también por cambiar el concepto en el interior del Mercado Central, para que los puestos convivan con otro tipo de oferta, principalmente hostelera", insiste. Pero todos estos cambios irán de la mano con el entorno de la plaza, donde hay numerosos establecimientos y locales comerciales. Se quiere desde el Ayuntamiento mejorar en todo este espacio para ofrecer una nueva imagen que sea mucho más atractiva.

Para ayudar a dinamizar el Mercado Central, el equipo de gobierno ha planteado también la ubicación de un espacio comercial -un pequeño supermercado- en la nave que actualmente ocupa la plaza del pescado. "Es una fórmula que ha funcionado en otros lugares", precisa Conrado Rodríguez, que aclara que lo primero que se ha hecho desde el equipo de gobierno ha sido consultarlo con los detallistas, que -asegura- han dado su apoyo a la idea. "Evidentemente, hablamos de una superficie comercial que tendría limitada la venta de productos frescos. No sería una competencia para los puestos de la plaza sino una ayuda para reactivar el Mercado al atraer a la clientela", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios