Tribuna

Otro Lunes Santo en La Isla

  • La Pasión revive con las hermandades del Lunes y Afligidos recuerda sus 75 años de historia

OTRO Lunes Santo el que estamos viviendo un año más en nuestra ciudad. Un Lunes Santo, en el que una de las hermandades que realizará su Estación de Penitencia en la tarde-noche de hoy, conmemora su 75 aniversario fundacional, la hermandad de Los Estudiantes.

La céntrica plaza de la Iglesia y los cañaíllas barrios de la Pastora y del Cristo, serán los que aglutinen esta tarde a miles de isleños para presenciar las salidas de sus respectivos templos de las hermandades de Medinaceli, Ecce-Homo y Afligidos.

El misterio del Ecce-Homo, comenzará a andar desde el barrio pastoreño hacia la casa de Pilatos, para que Jesús sea presentado al pueblo de La Isla. Ecce-Homo, ese es el hombre. Y Jesús inicia de esta manera tan cruel, maniatado, escupido, preso, con una caña entre sus manos y coronado de espinas, su pasión itinerante por La Isla. Su desconsolada Madre, María Santísima de la Salud, acompañada por Juan el discípulo amado, sufre enormemente al contemplar como maltratan a su Hijo de una forma tan cruel.

En la plaza de la Iglesia se nos presenta Jesús cautivo y maniatado, y lo conocemos como Jeús de Medinaceli. Sus hermanos lo acompañarán en fervorosa penitencia dando fiel testimonio del amor que le profesan, formando largas filas en silencio, solo roto por el rezo del rosario que le van ofreciendo en sincera oración a María Santísima de la Trinidad.

Y será ante las rejas del Convento de las queridas hermanas Capuchinas, donde las oraciones de estas monjas de clausura, llegarán directas al Cielo. Oraciones que no cesan durante todo el año, por nosotros sus vecinos, los muchos isleños que carecen de trabajo, los que están bajo la tremenda lacra de la droga o por los que su matrimonio comienza a tambalearse. Rezad y pedid por el bienestar de La Isla que tanto os quiere y aprecia. Gracias de corazón madres, y que Jesús de Medinaceli os lo premie con su bendición.

Y bajando por Ancha, maltrecho y casi agonizante, se produce el duro e impresionante encuentro de Jesús con su Madre de la Amargura. Él, aprovecha este momento tan especial para nosotros sus hijos afligidos, para descansar su cuerpo por unos instantes sobre el hombro de su Madre, que desconsolada presencia tan horrible escena. Juan, el discípulo amado, y tres buenas mujeres, acompañarán a María tras Jesús hasta llegar al Calvario. Y ya no lo abandonarán. 

Y Jesús, dirigiéndose a las mujeres,  les dice; no lloréis por mí, hijas de Jerusalén, llorad por vosotras y por vuestros hijos, porque si con el leño verde hacen esto, que no harán con el seco. 

Y el impresionante y escogido cortejo estudiantil realizará su estación de penitencia con el estilo sobrio y solemne con que suele hacerlo cada tarde de Lunes Santo.

Bendita Madre de la Amargura, ayúdanos a nosotros tus hijos a llevar nuestra cruz, y permítenos que también podamos apoyarnos en Ti, para poder superar nuestras debilidades y flaquezas de cada día.

"Súper Omnia Christus. Sobre todas las cosas, Cristo"

Este es el lema que el fundador de mi hermandad, el recordado sacerdote Canónigo de la Santa Iglesia Catedral de Cádiz, Rvdo. D. José María Franco Delgado, imprimió hace ahora 75 años a la hermandad de los Estudiantes: "Sobre todas las cosas, Cristo", y, fiel a este lema, quisiera morir.

Feliz y devoto Lunes Santo, os deseo con todo mi afecto.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios