San Fernando

La Feria empieza a tomar forma en La Magdalena

  • El montaje de las estructuras avanza en el recinto a menos de diez días del inicio de la fiesta

Uno de los cambios utilizados en las tareas del montaje, junto a la estructura de una caseta en La Magdalena. Uno de los cambios utilizados en las tareas del montaje, junto a la estructura de una caseta en La Magdalena.

Uno de los cambios utilizados en las tareas del montaje, junto a la estructura de una caseta en La Magdalena. / d.c.

Quedan menos de diez días para que La Isla dé la bienvenida a una nueva edición de la Feria del Carmen y de la Sal y el recinto de La Magdalena ha iniciado ya la habitual transformación que experimenta cada mes de julio. El montaje de las casetas ha empezado a tomar forma en sus calles, donde la instalación de las estructuras y la colocación de las lonas avanza con el propósito de terminar en los próximos días para que los titulares de las distintas casetas empiecen con los exornos y preparativos para dar el pistoletazo de salida a la fiesta en la noche del miércoles día 12.

Previsiblemente, esta semana la concejalía de Fiestas del Ayuntamiento dará también a conocer el programa que se celebrará en esta nueva Feria que llega, eso sí, marcada por la noticia de varias ausencias destacadas, que se han confimado en los últimos días. Se trata de las hermandades de Misericordia -la caseta más antigua- de Medinaceli y de Nazareno, que ya han anunciado que no montarán en este año. A ellos se ha sumado también el Club Naval de Oficiales, que volvió a La Magdalena el año pasado tras un largo paréntesis de varias ferias pero que en esta edición ha decidido de nuevo no montar. Y otra de las casetas que se lo plantea es la de la Asociación de Comerciantes de San Fernando (Acosafe).

Según la información facilitada por el Ayuntamiento en el pasado mes de mayo, una vez concluido el plazo de presentación de solicitudes, el número de casetas ascendía a 45, exactamente igual que el año pasado.

Del montaje de las estructuras -una cuestión que el año pasado arrastró también su polémica por el incremento del coste que el Ayuntamiento se vio obligado a contrarrestar- se encarga la misma empresa a la que se le adjudicó el año pasado puesto que el contrato suscrito con el Ayuntamiento tiene vigencia para dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios