Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia en San Fernando El legado de Hipatia

  • Dos ingenieras de Navantia y Airbus y una catedrática de la UCA ejercen de ejemplos femeninos para despertar vocaciones científicas entre alumnas de La Isla 

"¿Y quién fue la primera científica?". La pregunta realizada por una de las alumnas de Primaria que llena el patio de butacas del centro de congresos deja por un momento descolocadas a las participantes en el acto organizado por Hidralia y el Ayuntamiento de San Fernando para celebrar el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Hay algunas dudas pero la cuestión se zanja en breve: "Hipatia, Hipatia de Alejandría... Al menos como científica reconocida, claro. Era matemática y hay una película que podéis ver...”, afirma Irene Lapuente, encantada con el interés que ha conseguido suscitar en el auditorio.

Ella, como el resto de compañeras que comparte el escenario, escogió dedicarse a las ciencias. Y, en su caso, tras pasar por la docencia, la investigación y hasta trabajar en un museo (de ciencias, claro) terminó por fundar una empresa dedicada a la divulgación científica: La mandarina de Newton

Aspecto que presentaba el auditorio durante la celebración de las jornadas de Hidralia. Aspecto que presentaba el auditorio durante la celebración de las jornadas de Hidralia.

Aspecto que presentaba el auditorio durante la celebración de las jornadas de Hidralia. / Román Ríos (San Fernando)

Hoy ha sido la encargada de conducir este acto organizado por el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que ha tirado de tres referentes muy muy cercanos –tres mujeres de ciencias que trabajan en Airbus, Navantia y en la Universidad de Cádiz– con la idea de mostrar directamente a alumnos de Primaria y Secundaria ejemplos que están literalmente a mano y, sobre todo, para sacudir de sus mentes esa idea de que las ciencias –las denominadas carreras STEM, Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas– son más bien profesiones que se le dan bien a los hombres y que las mujeres es mejor que estudien otras cosas. 

María Azucena Ares-Gonzalo, responsable de un equipo que se encarga del proceso de fabricación del cajón lateral del A350, de su mantenimiento y optimización en Airbus; Elisa Patrón, jefa de Planificación de Programas de Ingeniería de Producción y Seguimiento Operativo en Navantia; y Clara Pereyra, catedrática de Ingeniería Química de la Universidad de Cádiz (UCA); hicieron ver al auditorio lo desacertado de esa trasnochada idea al hablar de sus carreras, de las razones que les llevaron a estudiar ciencias, de lo que hacen en su trabajo, de sus vidas...

"Lo importante es poder elegir, hacer lo que verdaderamente te gusta"

Todo, claro está, siguiendo un formato de lo más dinámico –a base de sencillos experimentos– que enganchó desde el primer momento al alumnado en esta jornada de Hidralia denominada Futur@s Científic@s en la que participaron los IES La Bahía y Sancti Petri y los CEIP Puente Zuazo, San Ignacio y Vicente Tofiño

Son los alumnos de San Fernando que participan en otro proyecto –Aquae Stem– que, con ese mismo objetivo de despertar las vocaciones científicas de las alumnas, lleva a cabo la Fundación Aquae (de Hidralia) en todo el país, pero que en San Fernando tiene una especial relevancia por su elevada participación: tres de los siete centros andaluces a los que se dirige el programa –que dura tres años– son de La Isla,  "lo que pone de manifiesto la inquietud que en este sentido existe en la zona y en sus centros educativos", ha señalado la directora general de Hidralia, Matilde Mancha

Matilde Mancha, directora general de Hidralia, y la alcaldesa, Patricia Cavada, al abrir la jornada. Matilde Mancha, directora general de Hidralia, y la alcaldesa, Patricia Cavada, al abrir la jornada.

Matilde Mancha, directora general de Hidralia, y la alcaldesa, Patricia Cavada, al abrir la jornada. / Román Ríos (San Fernando)

También la alcaldesa, Patricia Cavada, respaldó esta singular jornada celebrada  en el centro de congresos, donde aludió a la "brecha" de género que existe a la hora de elegir las carreras que uno quiere estudiar  con respecto a las STEM, "tradicionalmente copadas por los hombres, lo que luego se traduce también en el sector profesional con un mayor número de hombres que de mujeres". 

"Lo importante es poder elegir". Fue Clara Pereyra, catedrática de Ingeniería Química de la UCA, la que dio la clave que suscitó un consenso unánime entre las participantes: lo que cuenta es hacer en la vida lo que uno quiere, lo que le apasiona y divierte, con lo que uno es feliz... Y, desde luego, no dejarse llevar por ideas preconcebidas –nada menos científico, por cierto– o renunciar a la ciencia si eso es lo que a una –o a uno– le llama. 

La jornada de Hidralia también contó con la participación de Irene Lapuente, de 'La Mandarina de Newton'

Porque las jornadas Futur@s Científic@s iban también de eso, de hacer ver a los niños lo apasionante y divertida que puede ser la ciencia, de avivar la curiosidad "que uno lleva adentro", de preguntarse 'por qué pasa esto', del trabajo en equipo, la investigación...

"Al final, todo es ciencia. La ciencia está desde que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir, con lo cual decir que no te gustan las ciencias es como decir que no te gusta nada",  ha explicado a los alumnos la responsable de La mandarina de Newton, que introdujo el acto con  una presentación titulada La ridícula idea de que no te gusten las ciencias, un título medio prestado del libro que Rosa Montero dedicó a Marie Curie.

Varios experimentos sencillos engancharon al auditorio y sirvieron para presentar a las tres mujeres de ciencias que tomaron parte en la jornada

De ahí también los sencillos experimentos con los que introdujo a las participantes, el del efecto Venturi  para María Azucena Ares-Gonzalo, la ingeniera de Airbus; el de flotabilidad para Elisa Patrón, la de Navantia; y el de cómo freir un huevo sin usar el calor para Clara Pereyra, a la catedrática de la UCA. Todos estos experimentos tenían el propósito de captar la atención de los alumnos y suscitar su curiosidad, de conseguir que miraran a las ciencias  de otra manera, desde una perspectiva diferente y, desde luego, sin barreras de género. Y, sin duda, lo consiguieron con esta animada jornada que dejó muy buen sabor de boca a los alumnos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios