San Fernando

Cultura rechaza el catálogo de edificios protegidos del plan del casco histórico

  • La comisión de patrimonio, explica el PSOE local, denuncia la arbitrariedad en la inclusión y exclusión de fincas en el documento · Los socialistas culpan al PP, que estuvo al frente de Urbanismo estos tres años

La comisión de patrimonio de la Delegación Provincial de Cultura ha rechazado el catálogo de edificios protegidos en sus niveles tres, cuatro y cinco que se adhiere al Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Casco Histórico (Peprich), según la propia administración ha confirmado. Era la segunda vez que desde el Ayuntamiento se revisaba y elaboraba este catálogo, que quedó apartado de la aprobación definitiva del plan en febrero de 2008. Una decisión que se tomó, explica la edil socialista Patricia Cavada, en virtud a la arbitrariedad de los inmuebles incluidos y la excesiva protección de los mismos, lo cual colisionaba con el desarrollo económico y comercial del conjunto de edificios catalogado.

Pues bien, la reelaboración de este catálogo se realizó por un periodo de más de dos años y finalmente fue aprobado en el seno del Ayuntamiento para a continuación pasar a las manos de Cultura, la cual tenía que dar el visto bueno para que el documento pudiera entrar en vigor. Pues esto no ha sucedido y por tanto esta facción del Peprich vuelve a quedar de nuevo en suspenso. Los argumentos esgrimidos por Cultura los apuntaba la propia Cavada. "Ha sido la falta de información y criterios solventes que avalen el documento", apuntaba la edil.

Así, explica, "la comisión provincial encuentra fincas catalogadas sin que se haya justificado su inclusión, siendo su único mérito haber pertenecido al catálogo anterior, en suspenso y objeto de modificación". También afirma que a la comisión le sorprende "que haya una serie de fincas que no están incluidas en el catálogo de protección cuando reúnen los requisitos para ello y sin embargo otras sí están protegidas". A juicio de los socialistas, de esta manera, el documento vuelve a caer en la arbitrariedad, en la discrecionalidad y en una excesiva restricción, tal y como ellos denunciaron en las alegaciones presentadas al mismo, unas alegaciones que, añadía, siguen sin respuesta por parte del Ayuntamiento. A este respecto Cavada hacía referencia a que esta respuesta municipal ya debía haberse producido, porque no era necesario tener antes el informe de Cultura que a la postre ha paralizado el documento.

Critican los socialistas por otro lado a la formación popular, al frente de la Gerencia de Urbanismo -responsable del rediseño del documento- durante estos últimos tres años. "El PP tuvo la oportunidad de solucionar el problema pero decidió seguir las directrices marcadas por el PA, artífice del primer catálogo, consiguiendo finalmente retrasar la aprobación definitiva y completa del documento", denuncia.

Pero, al margen del enfrentamiento político, ¿qué consecuencias tiene la nueva paralización del catálogo?. La más directa, de momento, que cualquier actuación en alguna de estas fincas catalogadas tiene que pasar por las manos de Cultura y no se resuelve en la Gerencia Municipal de Urbanismo, ya que aún no tiene documento marco para hacerlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios