San Fernando

El Castillo se replantea el final de su intervención tras siete años en obras

  • El Ayuntamiento adjudicará en breve un nuevo proyecto de redacción para la fase final de los trabajos que arrancaron en 2006 La última actuación se paró por problemas con el revestimiento

Más de 2.500 días de obra acumula ya la rehabilitación del Castillo de San Romualdo, una actuación faraónica que incluso ha ganado en plazos a los polémicos trabajos del tranvía en la calle Real y que ha tenido que sortear numerosas vicisitudes desde que se colocara la primera piedra, en mayo de 2006.

Casi infinitas son las fases en las que a lo largo de todo este tiempo se ha tenido que dividir la intervención en esta antigua fortaleza -el edificio más antiguo de San Fernando, recuerdan desde el Gobierno municipal- para amoldarse a los recursos económicos disponibles en cada momento y, también, a la propia complejidad de un edificio con varios siglos de historia escrita en sus piedras.

Y entre una y otra fase, las obras han sufrido también su parones, algunos excesivamente largos y casi siempre por falta de dinero. Mientras que el Ayuntamiento arañaba en busca de nuevos fondos o rascaba subvenciones aquí y allá, las obras languidecían. El caso es que el histórico edificio, después de tantos años, sigue a medio terminar mientras espera a que concluya su rehabilitación de una vez por todas.

El último revés llegó en el pasado invierno. La última fase de las obras, apenas comenzada, tuvo que paralizarse. "Un problema de humedades", explicaría meses después el alcalde, José Loaiza. En realidad, era mucho más complicado.

El revestimiento inicialmente ideado para los muros del Castillo no aguantaba: se caía. Era un problema de adherencia. Así que las obras se frenaron hasta dar con una solución. Hasta ahora.

Hubo que hacer catas, varios estudios y análisis químicos para dar con el mortero más adecuado para estos muros con siglos de historia, paredes muy especiales por la diversidad de materiales empleados, por su antigüedad, por su estado de conservación...

Finalmente, se ha dado con el estuco más adecuado para estos muros, que en cuestión de unos meses lucirá de nuevo sus colores originales. Este nuevo revestimiento, según las explicaciones dadas por el delegado general del área de Desarrollo de la Ciudad, Ángel Martínez, consiste en una especie de doble capa a base de materiales similares a los utilizados en la construcción original.

Pero, evidentemente, este revestimiento ha incrementado los costes de esta actuación que lleva varios meses de parón, lo que ha llevado a replantearse el final de las obras con una nueva fase de ejecución que, esta vez sí, el Ayuntamiento espera que sea la definitiva para concluir una rehabilitación que acumula ya siete años en marcha.

Toca pues de nuevo volver a las plicas y a los pliegos de condiciones para poder terminar las obras. El pasado miércoles, la mesa de contratación del Ayuntamiento inició ya el proceso para adjudicar mediante procedimiento negociado la redacción del proyecto que se necesita para completar las obras de rehabilitación, la fase final del Castillo de San Romualdo.

Aunque, evidentemente, luego -una vez acabada la intervención- llegará el debate en torno a su uso, en el que el equipo de gobierno, por el momento, prefiere no entrar aunque asegura que tiene muy claro qué es lo que quiere hacer con la antigua fortaleza isleña. "Uso museístico y cultural", admite sin dar más pistas sobre el futuro de este edificio. Es, de hecho, la finalidad de las subvenciones que han permitido llevar a cabo todas las obras. Y de ahí no puede salirse el Ayuntamiento. Lo que no está todavía claro es qué tipo de museo quiere el PP para el Castillo de San Romualdo.

El punto de partida de esta última fase de rehabilitación son las obras inconclusas por los problemas del revestimiento y de las humedades que el Ayuntamiento adjudicó en octubre del año pasado gracias a los fondos europeos conseguidos a través de la Diputación Provincial -700.000 euros con cargo al proyecto Namae- y a la última subvención concedida por el Ministerio de Cultura en diciembre de 2012, que ascendía a 170.000 euros.

A ellos, según Martínez, ahora se sumará una nueva subvención conseguida a través del IEDT (Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico de Diputación) que ronda los 300.000 euros y que permitirá hacer frente al incremento de los costes que requiere el final de la obra. En definitiva, el Ayuntamiento dispone de algo más de un millón de euros para acabar de una vez las obras del Castillo de San Romualdo. La prolongada intervención vislumbra ya su final para 2014.

En breve, el Ayuntamiento adjudicará la redacción del proyecto básico y de ejecución relativo a la fase B.3 (así se le ha denominado) de las obras de restauracion del Castillo de San Romualdo, contrato al que se han invitado a tres empresas a presentar sus respectivas ofertas y para el que se baraja un presupuesto base de licitación de 56.783,99 euros. Tendrá un plazo de ejecución de dos meses, aunque el área de Desarrollo espera que esté concluido mucho antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios