“Lo lamentable es que en La Isla hay sitios para estudiar pero están cerrados”

No piden una nueva sala de estudio de 600.000 euros. Los estudiantes que hacen uso del aulario se conforman con ampliar los horarios de las bibliotecas y con que abran los fines de semana en época de exámenes.