Salud y Bienestar

La terapia ultravioleta B de banda estrecha incrementa la vitamina D

  • Es una forma de fototerapia utilizada en casos de psoriasis y dermatitis atópica

La terapia ultravioleta B de banda estrecha es una forma de fototerapia (tratamiento con luz) que utiliza una parte de la radiación solar dentro del espectro de los ultravioletas B. Su nombre se debe a que a diferencia de otras lámparas de UVB ( ultravioleta B ), la mayor parte de la radiación la emite dentro de una "banda estrecha", con una longitud de onda determinada. Desde un punto de vista práctico esto permite evitar en buena medida la capacidad de los ultravioletas B para producir eritema (enrojecer la piel) y resulta más eficaz y segura en el tratamiento de diversas enfermedades cutáneas.

Entre las dolencias que puede mejorar este tratamiento, el doctor José Manuel Carrascosa, miembro de la Academia Española de Dermatología (AEDV), apunta que "se emplea fundamentalmente en la psoriasis, donde sus ventajas fundamentales son su eficacia, tolerancia y seguridad a largo plazo. A diferencia de los tratamientos sistémicos, no se asocia a interacciones farmacológicas ni a efectos secundarios internos. Puede administrarse durante el embarazo y la lactancia e incluso podría incrementar los niveles de vitamina D. También se emplea en otras enfermedades cutáneas como la dermatitis atópica y el vitíligo".

La Unidad de Gestión Clínica de Dermatología del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla ofrece este tratamiento desde septiembre. "Son los pacientes con psoriasis consideradas de grado moderado a grave, es decir, con una afectación dérmica que supera el 10 y 20 % de la superficie corporal, los que mayor beneficio obtienen de esta nueva incorporación tecnológica al centro hospitalario, completándose así el arsenal terapéutico para tratar esta enfermedad", afirma la responsable de la Unidad de Psoriasis en este hospital, Lourdes Rodríguez.

De esta manera, de forma inicial, el paciente acude tres veces por semana para someterse a esta modalidad de fototerapia, por un periodo de ocho semanas. No obstante, y dependiendo de cada caso, el dermatólogo puede prolongar este periodo para conseguir los resultados deseados.

El uso de esta terapia ofrece una opción de tratamiento con ventajas sobre otras modalidades, como la fotoquimioterapia o puvaterapia, que usa rayos UVA y un fármaco oral fotosensibilizante. Como principales desventajas Carrascosa señala "el hecho de que hay que ir al hospital para recibir sesiones. Se especula con que a muy largo plazo podría incrementar la incidencia de cáncer cutáneo, pero esto no se ha demostrado después de 20 años de empleo". Sin embargo, en algunos países se ha probado con éxito la fototerapia domiciliaria. Es decir, que el sistema sanitario le presta al usuario una máquina portátil mientras dura el tratamiento.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios