Biomedicina

El revuelo de Watson

  • Nueva hipótesis sobre el papel de los antioxidantes en el cáncer.

James Dewey Watson es famoso por haber descubierto en colaboración con Francis Crick (y basándose en un trabajo de la cristalógrafa Rosalind Franklin) la estructura de la molécula de ADN, la doble hélice. Esta semana su nombre ha aparecido en numerosos titulares por un artículo publicado en Open Biology en el que lanza una nueva hipótesis sobre el papel de los antioxidantes en los cánceres que son actualmente incurables, sobre todo en la última etapa de los metastásicos.

En el núcleo de su tesis está el grupo de moléculas que los científicos denominan especies reactivas del oxígeno o ROS, en sus siglas en inglés. Watson llama a ROS "una fuerza positiva para toda la vida", debido a su papel en la apoptosis, un programa interno que las células utilizan para suicidarse. Es uno de los mecanismos clave que han surgido a través de millones de años de evolución para descartar esta disfunción biológica, que representa una amenaza para la supervivencia de los organismos. Por otro lado, ROS también son conocidas por "su capacidad para dañar irreversiblemente proteínas clave y las moléculas de ácido nucleico". En circunstancias normales, ROS son constantemente neutralizadas por anticuerpos antioxidantes de proteínas.

A pesr de ello, "no se trata de un trabajo demasiado novedoso si no fuera porque lo escribe Watson", comenta Rogelio González Sarmiento, investigador en el Centro de Investigación del Cáncer de Salamanca, a SINC. "Por otra parte, está publicado en una revista de no demasiado impacto científico". A menudo se nos insta a comer alimentos ricos en antioxidantes como los arándanos, pero si la hipótesis de Watson sobre el papel de los ROS y los antioxidantes en la última etapa del cáncer es correcta, como él mismo escribe, "es mejor que se coman arándanos por su buen sabor, no porque su consumo conduzca a reducir el cáncer".

El papel central de Watson es entender por qué los antioxidantes pueden promover la progresión del cáncer. Este experto propone que la capacidad de destrucción celular se utiliza actualmente en las terapias contra el cáncer, agentes quimioterapéuticos tóxicos tales como Taxol, así como el tratamiento de radiación, principalmente por la acción de ROS para inducir la apoptosis o muerte celular programada. Esto podría explicar "por qué los cánceres que se vuelven resistentes a control quimioterapéutico se convierten igualmente resistentes a la radioterapia" por una característica común: su dependencia de una ROS mediada por mecanismo de destrucción celular.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios