Farmacología

Un proyecto desarrollará fármacos útiles a partir de venenos mortales de animales

La reacción más normal al encontrarse con un escorpión, una serpiente venenosa, una medusa o una tarántula es la de alejarse a toda prisa, muy distinta a la de un equipo de científicos que está investigando su veneno, por el que estas criaturas resultan en extremo valiosas.

Según explica Cordis, en el proyecto Venomics (Peptidómica y transcriptómica de alto rendimiento de venenos animales para el descubrimiento de nuevos péptidos terapéuticos y desarrollo de medicamentos innovadores) extraen su veneno, examinan su composición y ensayan su utilidad para la práctica médica.

La coordinación del proyecto recae sobre VenomeTech, una empresa pequeña de Francia especializada en el descubrimiento de fármacos basados en venenos, y en él participan empresas y universidades de Francia, Bélgica, Dinamarca, España y Portugal. Existen más de cien mil especies de animales ponzoñosos, cada uno con un veneno compuesto por un combinado de hasta mil moléculas tóxicas, la mayoría de ellas en forma de miniproteínas denominadas péptidos. Hasta ahora se han identificado cerca de dos mil de estas proteínas venenosas, pero el proyecto añadirá otras diez mil a la lista. Los venenos suelen contener neurotoxinas que atacan el sistema nervioso de la presa. Por ejemplo, las cardiotoxinas influyen en la función cardíaca, y las hemotoxinas en las células sanguíneas y en su transporte. Aunque mortales en potencia, cada toxina por separado y en dosis más comedidas podría servir, para el tratamiento de las cardiopatías, el dolor, el cáncer y la diabetes, entre otras afecciones, e incluso llegar a salvar vidas.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios