Cáncer de páncreas

La sociedad valora la importancia de la investigación para el progreso económico

Hemos conocido que el equipo de investigadores españoles liderado por el científico Mariano Barbacid ha logrado por primera vez eliminar por completo el cáncer de páncreas en un grupo de ratones modificados genéticamente.

Aunque estos avances no significan que tengan aplicación inmediata en la lucha contra el cáncer de páncreas en humanos, es cierto que se abre una vía al desarrollo de terapias efectivas frente a este tipo de tumores, que presentan una elevadísima tasa de mortalidad. Barbacid señala que la aplicación de esta estrategia a personas no llegaría antes de cinco o diez años, si llega.

Esta investigación netamente española se ha publicado en la revista científica Cancer Cell y nos muestra la regresión completa del cáncer y también que este enfoque experimental sirvió para bloquear el crecimiento de nueve de los diez tumores de páncreas humanos implantados y cultivados en otros ratones inmunodeprimidos.

Lo que es indiscutible es que España tiene científicos de gran nivel que pueden dar a la luz avances muy trascendentes para la salud humana. Este caso es uno de los muchos ejemplos que en los últimos años se nos vienen ofreciendo.

Los esfuerzos que nuestro país hace en materia de investigación se muestran con casos como este como una inversión con retorno social, sanitario y probablemente, también económico. La reducción del esfuerzo inversor en materia de Investigación, Desarrollo e Innovación realizada en los últimos años de crisis económica ha sido valorada de manera unánime como un error de consecuencias negativas tanto para la producción científica, como para muchos investigadores españoles que han emigrado fuera de España en estos años.

Pero, por otro lado, puede afirmarse que la sociedad española valora la importancia de la investigación como herramienta para el progreso económico, social y sanitario. Es por eso que noticias como la relativa a este avance del equipo de Barbacid tienen un enorme impacto en la prensa y en los medios de comunicación social de carácter general, además de en las revistas científicas.

Aunque también es cierto que en demasiadas ocasiones, los avances científicos en fase de experimentación animal llegan demasiado pronto al público general. Esto, en muchas ocasiones, acaba produciendo una expectativa que posteriormente no siempre se cumple; con la consiguiente frustración para las personas que habían puestops sus esperanzas en esa innovación. Es, por tanto, difícil alcanzar un equilibrio entre la necesidad y el derecho de dar a conocer con la necesidad de no dar falsas expectativas.

En este caso, me ha parecido digno de aplauso el avance científico pero, también, me ha gustado el realismo con el que Barbacid ha trasmitido a los actuales pacientes con cáncer de páncreas que este experimento no les va a servir a quienes lo padecen en estos momentos.

Pero emociona saber que este avance puede ofrecer una llave para que en el futuro el cáncer de páncreas sea una enfermedad a la que podamos vencer; si es así, no olvidemos que los investigadores españoles serian protagonistas principales.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios