Salud pública

El reto de ser mujer, ser madre y ser pobre y no sufrir en el intento

  • En zonas de ingresos bajos o medios las necesidades para paliar los trastornos mentales perinatales no están cubiertas.

La depresión y la ansiedad perinatales son fenómenos frecuentes cuyo impacto en la salud de la mujer es variable en función de otros factores. En la actualidad, las necesidades de las mujeres con trastornos mentales perinatales frecuentes no están reconocidas ni satisfechas y, esencialmente en zonas de menos recursos, parece peligrar su inclusión en la atención sanitaria fundamental. El último boletín de la Organización Mundial de la Salud recoge un estudio destinado a examinar pruebas clínicas que hablen de la prevalencia y los determinantes de los trastornos mentales perinatales frecuentes no psicóticos en los países de ingresos bajos o medios-bajos (a tenor de la clasificación del Banco Mundial). Según indican sus conclusiones estos trastornos presentan una prevalencia mayor en países con ingresos bajos y medios-bajos, en particular, entre las mujeres más pobres con riesgos relacionados con el género o con antecedentes psiquiátricos.

En el estudio, liderado por la Escuela de Salud Pública de Melbourne, Australia, también han participado institutos sanitarios y universidades de Inglaterra, Vietnam y el Departamento de Salud de la Madre, el Recién Nacido, el Niño y el Adolescente de la Organización Mundial de la Salud.

Según los datos recabados, la prevalencia media ponderada fue del 15,6% en el periodo prenatal y del 19,8% en el periodo postnatal. Los factores de riesgo fueron: desventajas socioeconómicas, embarazo no deseado, juventud de la madre, no estar casada, ausencia de empatía y apoyo por parte de la pareja, familia política hostil, sufrir violencia por parte de la pareja, apoyo emocional y práctico insuficiente en algunos entornos, dar a luz a una niña, y tener antecedentes de problemas de salud mental. Los factores de protección fueron: mayor educación, tener un trabajo estable, pertenecer a una mayoría étnica y tener una pareja amable y de confianza.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios