Jerez

Todos los centros de salud tienen ya timbres antipánico en las consultas

  • Atendiendo a las peticiones del Sindicato Médico, el SAS colocará cámaras de seguridad en las cuatro instalaciones sanitarias que aún carecen de ellas en Jerez

En los últimos meses el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha completado la instalación de timbres antipánico en las consultas de todos los centros de salud del distrito Jerez-Costa Noroeste, tras las continuas reivindicaciones que ha ido haciendo el Sindicato Médico, motivadas por el número de agresiones tanto físicas como verbales que viene sufriendo el personal de los centros de salud. También el punto de Urgencias extra hospitalario de La Granja dispone de estos timbres, que los médicos pueden pulsar si consideran que están ante una situación de riesgo. Dado el horario de estas Urgencias, las instalaciones cuentan también con cámara de seguridad y con el Sistema Acuda, por el cual está conectado a una empresa de seguridad que, ante cualquier emergencia, manda a un vigilante al lugar.

La agresión sufrida por un facultativo de La Granja el pasado mes de julio llevó al Sindicato Médico a denunciar que cinco centros de salud de Jerez -en concreto, La Granja, Jerez Centro (antiguo ambulatorio de San Dionisio), San Benito, La Serrana y Montealegre- carecían en aquel momento de cualquier medida de seguridad. El sindicato ha mantenido reuniones con el director del distrito, Antonio Mancilla, con el fin de solicitar la puesta en marcha de medidas disuasorias y según manifestó este responsable "se ha cumplido lo que se acordó con el Sindicato Médico". Mancilla señaló también que está previsto la instalación de cámaras de seguridad en los centros del distrito sanitario que aún carecen de ellas, cuatro en el caso de Jerez. Hay que tener en cuenta que la dotación de cámaras requiere, según explicó Mancilla, una serie de autorizaciones administrativas, al tratarse de una herramienta cuyo uso debe preservar en todo momento la intimidad de los pacientes y profesionales. "Estamos pendientes de que nos den los presupuestos y ver si se pueden instalar ya este año o el que viene", indicó. En los centros del área de influencia de este distrito, Jerez y Costa Noroeste, existen, según los datos de la delegación de Salud, diez cámaras, dos vigilantes, uno de ellos en el centro de salud de San Telmo y seis dispositivos de alarma conectados con empresas de seguridad.

No obstante, Mancilla sostuvo que este año no se ha observado un aumento de agresiones o de conflictividad en los centros de salud y remarcó que en cualquier caso las medidas que se adoptan tienen "una efectividad relativa". De hecho, la pasada semana se produjo una agresión en el centro de salud de Puerto Serrano, precisamente unas instalaciones que disponen desde el verano con cámaras de seguridad.

Por ello desde el SAS se han puesto en marcha planes de formación destinadas a los profesionales para que en cierta forma aprendan a manejar situaciones de conflicto y resolverlas de la mejor manera posible. La Consejería de Salud pone a disposición también cursos permanentes on line en la web del SAS a los que puede tener acceso todo el personal. El curso, según el SAS, incluye contenidos y supuestos dirigidos a proporcionar recursos y conocimientos al trabajador para que, dentro de sus posibilidades, pueda prevenir episodios de este tipo o, al menos, reducir la gravedad de los mismos.

El incremento del número de agresiones a los profesionales del sistema sanitario en sus centros de trabajo, obligó al SAS a establecer un plan de prevención y atención a los mismos, que se puso en marcha en abril de 2005. La prevención es uno de los ejes fundamentales del plan, que incide en la formación de los profesionales para el manejo de situaciones de riesgo y por otro lado, recoge "la introducción en los centros sanitarios donde sea necesario, de las medidas de seguridad que posibiliten un ambiente de confianza para profesionales y usuarios".

El plan establece también la creación de un registro, efectivo desde abril de 2005, en el que se notifican las agresiones sufridas por los profesionales. Por último, el plan contempla un protocolo de actuación, en el que se aconseja a los profesionales qué hacer ante una agresión física o verbal. La primera medida que se recomienda es solicitar ayuda a una tercera persona (personal de seguridad o compañero) para hacer frente a la situación y al mismo tiempo para que pueda ser testigo de los hechos. Si la situación persiste, se aconseja avisar a la Policía para que se persone en el centro sanitario y notificar el hecho al responsable de las instalaciones.

En el momento en el que se notifica una agresión, la Consejería de Salud ofrece asesoría jurídica a la persona agredida, apoyo psicológico si lo considera conveniente y la posibilidad de favorecer su traslado a otro centro si lo pide.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios