Día europeo de la salud sexual Las enfermedades de transmisión sexual siguen siendo una prioridad

  • Según datos del Ministerio de Sanidad, los casos de sífilis, infección gonocócica y clamidia no han dejado crecer desde 1995

  • En 2020, los meses duros del estado de alarma supusieron un lógico punto de inflexión

Una pareja joven se abraza en una plaza de Toledo durante las últimas nevadas.

Una pareja joven se abraza en una plaza de Toledo durante las últimas nevadas. / Ismael Herrero / EFE

En países como en Italia, según datos presentados en el 29 Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología, a pesar del distanciamiento social por el Covid–19, había aumentado el diagnóstico de gonorrea, sífilis secundaria y el micoplasma genital. Al menos así se analizaba en la ciudad de Milán durante la primera ola. En España, en cambio, sí que se observó un descenso de los casos. En concreto, entre marzo y junio, comparados con el mismo periodo de 2019, los casos de ITS se redujeron en un porcentaje variable, de hasta un 80% en algunas de las ITS registradas. Así se puso de manifiesto durante el I Congreso AEDV Virtual Otoño 2020.

Durante el mismo, los especialistas concluían que la limitación de la movilidad y el distanciamiento social tuvo un efecto positivo en cuanto a la disminución de la incidencia de este tipo de infecciones, pero no generaron una inhibición completa de las conductas sexuales de riesgo.

Entre el 14 de marzo y el 30 junio de 2020, según recogía el estudio, se trataron 674 casos de ITS en 665 pacientes repartidos entre el Centro Sandoval (63,5%), Montesa (18,10%), y los hospitales La Paz (9,2%) y Costa del Sol (9,2%). Estos datos evidenciaban, no obstante, que los pacientes aportados por los centros especializados en ITS fueron muchos más que los aportados por los hospitales.

Tras el descenso del estado de alarma, se ha recuperado el aumento de la incencia

Tal y como añade Jorge del Romero, director del Centro Sanitario Sandoval, uno de los centros de referencia nacional, “en los últimos 5 años se ha venido observando un claro incremento de la incidencia de las ITS en el centro. Durante el confinamiento, hemos seguido dando asistencia a los usuarios que venían al centro bien por sospecha clínica o por sospecha epidemiológica. Es verdad que el volumen ha sido algo inferior desde febrero hasta abril, pero en ningún momento se dejó de asistir a los usuarios, y sobre todo a los usuarios de PrEP que ya habían comenzado previamente con el tratamiento”.

Aún así, estas primeras cifras de descenso durante el confinamiento deben entenderse dentro de este contexto. Eloy Tarín Vicente, residente del Hospital Universitario de La Paz y principal autor del estudio argumenta que “el confinamiento ha sido una situación excepcional” y que “fuera del mismo, se aplican las realidades previas, y más aún cuando la situación Covid esté más bajo control. Las ITS han existido desde antes de el Covid y lo seguirán haciendo tras él”.

De hecho, la impresión después del confinamiento de la primera ola, es la de un nuevo aumento de este tipo de infecciones. “Desde abril hasta octubre se pudo observar un claro ascenso en la incidencia de ITS, similares a fechas anteriores al confinamiento”, insiste Jorge del Romero.

Ante esta situación, los expertos advierten que no hay que bajar la guardia, sobre todo ante una posible desinhibición con la llegada de la vacuna y la relajación de las medidas restrictivas. “El mensaje sigue siendo el de siempre, protección, atención específica dirigida a los usuarios de Chemsex (reuniones en las que se practica sexo bajo los efectos de diferentes drogas, con un menor uso del preservativo, generalmente frecuentadas por hombres que tienen sexo con hombres), cada vez más numerosos”, reflexiona del Romero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios