INFORMACIÓN OFRECIDA POR DKV SEGUROS

Antonia Asensio, directora médica de DKV Famedic y médica en el SAS nos habla sobre #médicosfrentealcovid

  • Entrevista a Antonia Asencio García, directora médica de DKV Famedic y médica en el Servicio Andaluz de Salud

frentealcovid frentealcovid

frentealcovid

¿Cómo nació #Médicosfrentealcovid?

La iniciativa nace de una suma de voluntades por parte de DKV, SEMI (Sociedad Española de Medicina Interna) y la Semfyc (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria). Por parte de DKV todo empezó con la idea del consejero delegado, Josep Santacreu, y el equipo directivo de poner a disposición de toda la población, de manera totalmente gratuita, en colaboración de estas sociedades médicas, una app de telemedicina que DKV tenía para sus clientes.

Yo soy solo una médica voluntaria más, una de más de los 700 que ya hay inscritos. En la plataforma no hay una jerarquía médica, todos somos iguales. Nos inscribimos en https://www.medicosfrentealcovid.org/ y empezamos a atender pacientes. Cuando alguien tiene una duda, tenemos un chat común para resolverla entre todos. Esto es un tema totalmente colaborativo. Muchos médicos que sumamos.

El motivo real porque nace la plataforma es para que la gente se quede en casa. Si todos nos quedamos en casa. Gracias a la telemedicina, los médicos solucionamos las dudas desde nuestra propia casa vía chat o teléfono.

De todas las personas que he atendido yo desde que empezó la iniciativa, solo 2 han tenido que ir al hospital. Solo debe llegar a urgencias aquello que es muy muy crítico. De esta manera ayudamos a los médicos que están en el frente de la batalla luchando.

Los servicios médicos tenemos que aprender muchas cosas y una de las cosas básicas que nos falta saber es que la palabra sigue siendo terapéutica: a veces hablar con los profesionales médicos tranquiliza los pacientes.

Nosotros ayudamos a que la gente no se angustie. Si no estuviéramos en esta situación de pandemia nos podríamos levantar mañana con fiebre e iríamos al médico, pero por lo que estamos viviendo no podemos ir. Y para esto estamos nosotros: para ayudar, para resolver todo lo que podamos desde casa. 

¿Cómo se pueden beneficiar los ciudadanos de esta iniciativa de #MédicosfrentealCOVID?

Hay que descargarse la aplicación Quiero Cuidarme Más, está abierta a todo el mundo y es gratis. En ella, solo hay que introducir unos mínimos datos como el sexo del paciente. Cuando se empieza el chat con el profesional ya se especifican más detalles si el profesional lo cree necesario.

Los pacientes son asignados rápidamente al médico que corresponda. Cuando a mí me asignan un paciente le saludo, me presento y le pregunto cómo puedo ayudarle. Como profesionales, vemos rápidamente qué pacientes solo necesitan hablar de posibles síntomas para dejar de angustiarse, los que tienen dudas de los síntomas actuales o lo que necesitan hablar de otros temas que no sean la COVID-19 y por el que me envían documentos con análisis, etc. Un servicio que también damos es la indicación de a qué centro más cercano tiene que ir la persona si, como profesional, consideramos que es una urgencia y debe acudir al centro de salud.

Además, la aplicación asegura a los usuarios que la información es segura y confidencial y que en ningún caso esos datos se van a usar con fines comerciales de DKV.

¿Con qué consultas se ha encontrado?

Sobre todo, con consultas relacionadas con síntomas de la COVID-19, como fiebre tos, y en menor medida, algunas preguntas relacionadas con las dificultades

de respirar. Yo llevo muchos años en urgencias y la fiebre y tos son temas muy recurrentes. También he recibido otras preguntas como la de un paciente que tenía programada una intervención y quería saber si se podía aplazar o no. O, por ejemplo, un abuelo me comentó que su nieto de un mes tenía unas décimas y yo le dije que en ese caso sí que tenía que ir al hospital.

Aun así, desde que está abierta la plataforma la mayoría de las consultas que he recibido se han podido resolver desde la aplicación simplemente, sin necesidad de ir al médico.

¿Cómo ha sido la respuesta de la iniciativa #MédicosfrentealCOVID?

Fantástica. Estamos teniendo mucho éxito: la gente está respondiendo súper bien. La ciudadanía está agradecida porque desde casa puede hablarle a un médico y el profesional responde en pocos minutos.

Hay personas que preguntan por medidas de precaución y también les ayudamos. De hecho, con la iniciativa ayudamos a descongestionar hospitales porque si ahora se acude a un servicio de urgencias te van a enviar a casa.

¿Cuánto de necesario es la opinión de un profesional médico?

Es básico. Ahora mismo la comunidad científica lo está compartiendo todo, porque nos estamos apoyando unos a otros, hay una red de información espontánea. Nadie tiene un protocolo que lo guarda para él. Hay bancos de documentos clínicos, hay repositorios de artículos médicos. Yo jamás he leído tanto durante tan poco tiempo de un mismo tema. Conocemos perfectamente las fuentes que debemos consultar, y por eso es importante filtrar la información y fiarnos solo de los profesionales de la salud.

Algunas personas creen que si se toman un medicamento se van curar. Eso no funciona así, cada persona tiene que escuchar lo que le diga su propio médico. El tratamiento siempre tiene que ser por prescripción médica.

Otra de las cosas que conseguimos con la plataforma es eliminar los bulos y acabar con la automedicación. En este caso hay más miedo que automedicación. La ciudadanía ha aprendido a ser más prudente a no tomarse las cosas a la ligera.  Ahora todo el mundo quiere saber. Hay tanta información, y muchísimas noticias falsas que circulan por whatsapp, las rrss. La gente quiere escuchar el consejo de alguien fiable y aquí entramos nosotros con la telemedicina.

¿Cómo ayuda la telemedicina a la sociedad?

Tenemos que aprender muchas cosas digitalmente hablando, pero cuando las personas se esfuerzan aprenden cosas… De las circunstancias adversas se aprende y en esta situación tan dolorosa que estamos viviendo, la tecnología está ayudando a sobrellevarla. Por ejemplo,  el 98% de la plantilla de DKV está teletrabajando.

Por eso, también podemos acercar la medicina a las familias a través de la telemedicina: siendo muy rigorosos, haciendo que los sistemas de salud sean más viables y que no estén sometidos a la tremenda presión de los médicos de ver 90 pacientes en un día y que solo 5 casos sean urgentes. Ayer me decía una señora que no todo el mundo tiene un centro médico cerca… la telemedicina puede servir para que las personas puedan ser atendidas sin necesidad de ir a un centro.

La telemedicina nos está enseñando a los médicos a utilizar otro lenguaje, el digital. También enseñamos a través de la telemedicina a explorar al paciente, el otro día le pedía a una madre que le tocara la garganta a su hija, estaba siendo atendida por la app y era la única manera. Estamos aprendiendo a tomar conciencia de nuestro cuerpo. Antes en la consulta me decían “tengo tos” y ya está. Ahora me lo tienen que explicar por escrito, por lo tanto, la gente es más descriptiva, los pacientes están haciendo un ejercicio de introspección y eso es bueno.

¿La mejor manera de ayudar a mejorar la situación?

La mejor manera de ayudar a todos los sanitarios que están poniendo en riesgo sus vidas es que nos quedemos en casa y nosotros ayudamos a que los ciudadanos estén en casa, tranquilos, bien asesorados por profesionales médicos y en buenas manos. Muchos profesionales están muy implicados: yo misma llevo todo el día aquí sentada en el ordenador atendiendo consultas de telemedicina para que nadie esté esperando. Para nosotros, los profesionales, sanitarios ayudar a los compañeros en los hospitales y a los pacientes es un compromiso.