Oncología · Organizaciones sanitarias

Primaria refuerza su papel en el abordaje del cáncer

  • Los avances terapéuticos y el aumento de la supervivencia convierten la medicina de familia en escenario natural para el seguimiento 'cotidiano' de muchos pacientes.

El cáncer no es asunto exclusivo de especialistas, y en su abordaje cada vez es más importante la Atención Primaria (AP). Si esta jugaba ya, como puerta de entrada al sistema sanitario, un papel clave en la detección de posibles enfermedades oncológicas, ahora ese primer nivel asistencial tiene mucho que decir en el seguimiento 'cotidiano' de gran número de pacientes. Máxime cuando los avances terapéuticos han aumentado considerablemente la supervivencia en algunos tumores.

En el cáncer de próstata, por ejemplo, la lenta evolución de la enfermedad y el perfil de edad de los pacientes, muchos con más de 70 años, convierten la medicina de familia en su escenario natural de atención sanitaria. Los problemas de salud asociados a la edad y su medicación -incluida la prescrita en oncología-- llevan a muchas personas mayores a la consulta de AP, que se convierte así en un lugar clave para el control y seguimiento diarios de las terapias farmacológicas. Y esa labor complementa y facilita el abordaje de la enfermedad por el especialista.

Esa realidad ha llevado a la Asociación Española de Urología, junto a las Sociedades de Oncología Médica y de Oncología Radioterápica, a elaborar un "informe estandarizado" para la detección y seguimiento del paciente con cáncer de próstata en Atención Primaria. Dado que en ese primer nivel asistencial hay un conocimiento limitado sobre ese tumor, sus técnicas de diagnóstico y su tratamiento, se trata de facilitar al médico de familia un informe de consulta externa o de intervención que le oriente sobre el manejo de situaciones frecuentes en tales pacientes, como los problemas funcionales derivados de la terapia o los signos de alerta a tener en cuenta.

Otro ejemplo es el cáncer de mama, en el que los avances terapéuticos han elevado las tasas de curación en España por encima del 80%, en cabeza de la Unión Europea. El consecuente aumento de la supervivencia hace que, como apunta el vocal de la SEOM Jesús García Mata, se empiece a hablar del tumor mamario como "una enfermedad crónica", lo que lleva a "pensar en otros especialistas más allá de los oncólogos para prestar los cuidados necesarios a largo plazo".

"Las pacientes de larga supervivencia deben ser atendidas por el médico que esté mejor preparado para ello, y que no tiene que ser obligatoriamente un oncólogo", remarca el experto, antes de recordar que tras una primera etapa de atención especializada "mientras dura el tratamiento hormonal", el horizonte señala una 'reincorporación' a la consulta rutinaria de Atención Primaria "para controlar otros factores de riesgo". En ese escenario, remacha, "los médicos del primer nivel están mucho mejor capacitados para hacer una valoración global de la paciente" que es más amplia y completa que la que pueda hacerse en el ámbito especializado de oncología.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios