Salud y Bienestar

Malos hábitos y sobrecarga en el hogar lastran la salud de las mujeres

  • Aunque ellas viven más, los hombres las aventajan (56,3 años por 53,9) en esperanza de vida con buena salud · La persistente desigualdad en la esfera familiar también las obliga a ejercer de cuidadoras

La salud de las españolas es un espejo de dos caras. Una positiva, reflejada en una de las mayores esperanzas de vida (83,5 años) de todo el mundo. Y otra más inquietante que deja ver el precio de la creciente incorporación femenina a hábitos poco saludables -alcohol y tabaco sobre todo- y de la persistente desigualdad en las esferas familiar, laboral y social. Así lo pone de manifiesto un informe hecho público por el Instituto de la Mujer (IM) ante el Día Internacional que se celebra el 8 de marzo, y así está quedando patente en el Encuentro Nacional de Salud y Medicina de la Mujer (Samem) que se celebra esta semana en Madrid.

Como ha recordado Santiago Palacios, director del Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer, al inicio de este encuentro, una de cada siete españolas fallece por ictus -infarto o hemorragia cerebrales-, que es la primera causa de muerte femenina y tiene a la hipertensión como causa más frecuente. De los casi 125.000 casos diagnosticados al año, un tercio de las afectadas muere, otro tercio queda con graves secuelas y solo el tercio restante lo supera sin mayores consecuencias.

Lo más preocupante de esos datos, que siguen la tendencia europea, es que empiezan a reflejar la extensión a la población femenina de algunos hábitos tradicionalmente masculinos que, como beber o fumar, provocan más enfermedades. Según la encuesta del IM, el 24% de las españolas fuma habitualmente, y aunque la cifra parece muy inferior a la de los hombres (28% menos), la diferencia es ya "la más reducida desde el inicio de la epidemia de tabaquismo en España". Además, el consumo de cigarrillos es mayor entre las jóvenes y de mediana edad. Y, a la hora de dejarlo, ellas registran un porcentaje (36%) inferior en ocho puntos al masculino.

En cuanto al alcohol, las cifras también son más bajas que las de los hombres, pero ya son significativas (42% lo habían consumido en las dos últimas semanas). Y la guinda poco saludable la pone el sueño, ya que una de cada cuatro españolas duerme poco, capítulo en el que los hombres registran mucho mejores resultados.

Un problema añadido, sobre el que Palacios ha advertido repetidamente, es la insuficiente conciencia entre las españolas sobre los riesgos cerebrovasculares y cardíacos de la población femenina. Esa falta de información puede traducirse en descuidos preventivos y exige, a juicio del experto, "estrategias específicas" de salud dirigidas a las mujeres para abordar a fondo esa situación. De hecho, el retrato general puede resultar engañoso. La realidad tiene otra cara, que podría resumirse en muy pocas palabras: ellas viven más, pero peor. Así lo indica la ventaja masculina en años de esperanza de vida en buena salud (56,3, por 53,9 de las mujeres), lo que significa que las españolas ven lastrada su mayor longevidad por la enfermedad, y también por la discapacidad, con la que habrán de convivir 3 años más que los hombres. A todo ello se añade la persistente desigualdad y discriminación de la mujer, que se traduce en múltiples esferas de su vida cotidiana y que no deja de tener consecuencias negativas para su salud. Y de forma especial, en el ámbito psicológico, con un 25% de españolas en riesgo de mala salud mental, frente al 14,4% de los hombres. El riesgo es aún mayor entre las que viven en hogares con personas necesitadas de cuidados, lo que confirma su papel casi exclusivo en las tareas hogareñas y como cuidadoras -el informe del IM constata que "los hombres ni siquiera declaran compartir este tipo de tareas en un porcentaje relevante, excepto en el cuidado de menores"- y la frecuente "sobrecarga física y psicológica" que les acarrea ese rol, que se mantiene aunque también trabajen fuera.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios