Salud y Bienestar

Estudian la eficacia de los videojuegos en el ejercicio físico

  • Varias universidades analizan el aporte en la población infantil y adolescente de las llamadas plataformas 'exergaming 'para realizar ejercicio y mejorar la salud.

Un equipo multidisciplinar de la Universidad Politécnica de Valencia, la Universidad de Valencia, la Universidad Jaume I, el Hospital General Universitario de Valencia y el Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (Ciberobn) está desarrollando un estudio sobre la eficacia entre los más jóvenes de los videojuegos activos -las llamadas plataformas exergaming- para realizar ejercicio y mejorar su salud y forma física. El estudio está dirigido por Empar Lurbe, jefa del servicio de Pediatría del Hospital General Universitario de Valencia, y aglutina a ingenieros, pediatras, cardiólogos y psicólogos. Su objetivo es obtener información sobre el gasto energético, la respuesta cardiovascular y cognitiva de los niños en una sesión de exergaming y comparar los resultados con el ejercicio "convencional". Asimismo, se analiza también la motivación, el interés y la sensación de esfuerzo del niño ante cada una de las modalidades de ejercicio.

Hasta el momento, en el estudio han participado 70 niños: 30 niños obesos atendidos en las consultas de la Unidad de Obesidad y Riesgo CardioVascular del Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario de Valencia, y otros 40 niños con normopeso, que participaron en la última edición de la Escola d'Estiu de la Universidad Politécnica de Valencia. Las conclusiones reflejan que, en caso de poder decidir, los niños obesos prefieren hacer deporte a través de videojuegos activos que con el modelo tradicional. Esto es debido a que sienten más satisfacción cuando juegan y tienen menor sensación de esfuerzo, lo que repercute sobre su motivación y ganas de continuar haciendo deporte.

También se ha comprobado que los escenarios virtuales reducen la sensación de esfuerzo del niño mientras hace ejercicio. Además, está más entretenido y se ve capaz de terminar el programa. De hecho, todos los niños a los que se les ha ofrecido participar han aceptado y todos lo han terminado. De este modo, las nuevas tecnologías pueden verse como un aliado en la práctica clínica para adecuar de forma personalizada el ejercicio físico con el fin de obtener los máximos beneficios. "Es un paso más dentro del abordaje multidisciplinar de la obesidad infantil que estamos llevando a cabo", explica Empar Lurbe. Por lo tanto, es interesante desarrollar una estrategia que combine ejercicios más tradicionales con las nuevas tecnologías para estimular al niño obeso a conseguir los objetivos diarios.

Actualmente solo un pequeño número de videojuegos consigue que el niño realice una actividad física de intensidad moderada y, además, dentro de la disparidad de resultados obtenidos hasta la fecha son menos aún los estudios que tratan de valorar los diferentes efectos del exergaming en niños obesos.

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios