Salud y Bienestar

Escaso diagnóstico de síndrome de piernas inquietas

  • Según los especialistas, sólo un 10% de los afectados llegan a saberlo y a recibir terapia

Cerca del 5% de los españoles mayores de 18 años sufren el síndrome de piernas inquietas, aunque sólo se diagnostica correctamente uno de cada diez casos debido al desconocimiento de este trastorno neurológico, que puede tener consecuencias significativas sobre la salud y la calidad de vida. En la Unión Europea, unos 10 millones de personas padecen esta dolencia, según los datos presentados hoy en Bruselas por la Alianza Europea sobre del Síndrome de las Piernas Inquietas (Earls, en sus siglas en inglés).

En España, se estima que 1,7 millones de adultos, un 4,6% de la población, sufren la enfermedad también conocida como síndrome de Ekbom, de los cuales entre 1 y 1,5 millones la padecen de forma severa y requieren tratamiento, según dijo el doctor Diego García-Borreguero, miembro de la Earls. Los síntomas del síndrome de piernas inquietas (SPI) incluyen una sensación desagradable (escalofríos, picor u hormigueo) en los miembros inferiores, que aumenta con el reposo y con el inicio del sueño y que provoca una necesidad irresistible de mover las piernas. Pese a que es uno de los trastornos neurológicos más frecuentes y origina el 20% de los casos de insomnio, "aún existe un gran desconocimiento de la enfermedad" en la comunicad científica e incluso "prejuicios sobre ella", subrayó Garcia-Borreguero, director del Instituto español de Investigaciones del Sueño. "Es difícil de diagnosticar por a la escasez de médicos especialistas en trastornos del sueño y a la falta de concienciación sobre el mal", afirma.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios