Salud

Energía para curar al corazón

  • La Unidad de Arritmias y Electrofisiología del Virgen el Rocío cosecha resultados positivos en una técnica que corrige los cortocircuitos en el órgano vital mediante la electricidad

La energía eléctrica de bajo voltaje -radiofrecuencia- aplicada directamente en el corazón, a través de dispositivos muy sofisticados, logra eliminar arritmias cardiacas, un problema de salud frecuente en la población y que puede ser letal. La Unidad de Electrofisiología del Hospital Virgen del Rocío, ha constatado en los últimos años que la utilización de electricidad para corregir los movimientos anormales del corazón ofrece "resultados muy positivos". Esta técnica "cura de por vida a determinados pacientes -jóvenes sin graves enfermedades- e impide los continuos ingresos en el hospital motivados por arritmias", explica el doctor Alonso Pedrote, jefe de la Unidad de Arritmias y Electrofisiología.

En el Virgen del Rocío, alrededor de 240 pacientes son sometidos cada año a ablaciones por radiofrecuencia, una terapia que consiste en eliminar la zona del corazón responsable de los impulsos anómalos -cortocircuitos en el sistema eléctrico del órgano vital- que provocan los latidos irregulares en el músculo cardiaco. Esta técnica, que requiere de un equipo muy entrenado y de tecnología de última generación, consiste en introducir un catéter por las venas o arteria femoral -en la ingle- hasta llegar al corazón. Mediante un tecnología tridimensional, los cardiólogos navegan a través del órgano vital hasta localizar y neutralizar el foco que provoca los movimientos irregulares. "El catéter terapéutico que utilizamos funciona de manera similar a un bisturí eléctrico", comenta el especialista.

Esta intervención, que suele durar alrededor de una hora y media, produce una lesión térmica en el foco de las arritmias y corrige, de este modo, el problema de salud.

El 60% de los pacientes que se someten a esta terapia (alrededor de 150 personas al año) sufren un tipo de arritmia que se manifiesta en episodios aislados y se denomina taquicardia paroxística supraventricular. "Éste es el grupo de pacientes que más se beneficia de la ablación por radiofrecuencia y la curación en estos casos es del 90%", incide el doctor Pedrote. Los que padecen taquicardia paroxísica supraventricular son en su mayoría personas jóvenes con un corazón sano pese a las arritmias y que están obligadas a acudir de manera constante a las Urgencias o al 061. Esta técnica mejora de manera notable su calidad de vida, al eliminar para siempre los movimientos irregulares que les impide realizar, por ejemplo, actividad física.

La fibrilación auricular es otro tipo de arritmia cardiaca, la más frecuente, que afecta en estos momentos a 840.000 personas en el ámbito estatal, y se prevé que en 2050 serán dos millones de afectados por esta dolencia. Uno de cada diez personas mayores de 60 años sufren fibrilación auricular. Esta arritmia es un grave problema de salud pública que puede desencadenar infartos cerebrales e insuficiencia cardiaca. La ablación por radiofrecuencia permite al cardiólogo neutralizar el tejido donde está localizado el cortocircuito mediante una quemadura de dos milímetros (la aurícula tiene 40 milímetros). Una terapia que era impensable hace una década para curar la fibrilación auricular.

La unidad médica que dirige Alonso Pedrote en el Servicio de Cardiología del Virgen del Rocío aplica radiofrecuencia para eliminar la fibrilación auricular desde 2006, con resultados alentadores. Hasta la fecha los pacientes sólo disponían de medicación basada en antiarrítmicos, pero desde hace cuatro años un grupo concreto de pacientes también se puede beneficiar de la ablación por radiofrecuencia en el hospital sevillano. La tasa de curación alcanza el 70% en casos muy seleccionados: personas menores de 65 años sin una gran afectación cardiaca en las que no ha funcionado la medicación. Para realizar esta terapia "es necesario tecnología muy avanzada para reducir al máximo los riesgos", añade. Como cualquier intervención en el corazón la ablación por radiofrecuencia no está exenta de complicaciones, que se presentan en el 5% de los casos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios