Corazón

Crioablación contra la fibrilación auricular no persistente

  • Tratar con frío este tipo de arritmias podría suponer una vía sencilla y más rápida.

La crioablación es una técnica avanzada para el tratamiento de la fibrilación auricular no persistente (paroxística), en la que la fuente de energía aplicada es el frío y no el calor. Esta técnica, según señalan expertos de la Unidad de Arritmias del Departamento de Cardiología de la Clínica Universidad de Navarra, es un tratamiento "sencillo y rápido". Esta unidad, integrada por los doctores José Ignacio García Bolao y Naiara Calvo Galiano, ha incorporado recientemente un equipo específico para emplear la crioablación en este tipo de arritmias, ya que "el tratamiento se realiza por congelación, en un solo impacto de energía, y de una manera más eficaz". Las ventajas que aporta al paciente la técnica con crioablación, respecto a la ablación con radiofrecuencia, residen en una mayor rapidez y sencillez del procedimiento. Además, destaca Calvo, "para realizar esta técnica no es precisa la utilización de sistemas de navegación no fluoroscópica, como ocurre con la radiofrecuencia, necesarios para conocer con exactitud el lugar donde se debe hacer la ablación. Es suficiente un sistema de escopia". La necesidad de una única punción en la vena femoral y no dos, como habitualmente ocurre con la radiofrecuencia, es otro de los beneficios.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios