ORTOPEDIA SAN DIONISIO

“Ahora las prótesis tratan de emular el movimiento natural”

  • Miguel Vázquez, gerente de Ortopedia y Óptica San Dionisio, explica los nuevos retos antes los que se encuentra el mercado y piensa que lo importante es encontrar “soluciones”

Miguel Vázquez es el gerente de Ortopedia y Óptica San Dionisio, que pertenece al grupo Sanicor. Miguel Vázquez es el gerente de Ortopedia y Óptica San Dionisio, que pertenece al grupo Sanicor.

Miguel Vázquez es el gerente de Ortopedia y Óptica San Dionisio, que pertenece al grupo Sanicor.

Miguel Vázquez es el gerente de las Ortopedia y Óptica San Dionisio. La empresa jerezana, perteneciente hoy en día al Grupo Sanicor, nació en el año 1982 con la intención de aportar una solución a cada uno de los problemas que le planteaban los pacientes, intentando así mejorar su calidad de vida. En un mundo cada vez más competitivo, seguir los avances de la tecnología es todo un reto. “Hay que estar atentos para que nada se nos escape. Las nuevas tecnologías están ayudando a que el progreso sea muy bueno, eficaz y con una premura excelente”, asegura Vázquez.

-¿En qué momento nos encontramos: se busca más lo estético o lo práctico?

-La definición exacta sería que nos encontramos en el momento de las soluciones, tanto en lo estético como en lo médico. Cada vez vemos más que nos pueden sustituir los robots y eso se va trasladando a las prótesis también. Hace poco se hicieron estudios para que las prótesis se anclaran al hueso. Ahí comenzamos a ver que podía haber una sustitución que fuera cómoda para el paciente y a la vez estética. Esto avanza muy rápido.

-¿Cuál es el reto más complicado?

-Lo más avanzado ahora mismo son las manos. Es lo más complicado de sustituir cuando hay una amputación. Esto se debe a la gran cantidad de movimientos que podemos hacer con nuestras manos. Las prótesis antiguas, normalmente, hacían pinza, pero ahora se trata de emular el máximo posible los movimientos que podríamos hacer con nuestro propio miembro. Existen ya las manos ‘Michelangelo’, que ayudan a recuperar la movilidad. No solamente hacen pinza, sino que también te permiten poner la mano hasta en 14 posiciones.Asimismo, está la bionic, que se parece mucho a la mano humana y tiene unas características que la hacen superior a cualquiera. Entre otras muchas, podemos destacar que cuenta con motores individuales, con microprocesadores independientes, control de velocidad, cuatro torsiones de muñeca, dedos articulados, diseño innovativo de la palma y yemas blandas en los dedos que le permiten asemejarse al tacto natural de la mano humana.

-Si hablamos del tren inferior, ¿dónde están los mayores avances?

-En las prótesis inferiores se está trabajando con las rodillas. Nosotros trabajamos con las más avanzadas y estamos certificados para ello. Lo que hacen las rodillas inteligentes es poner cada paso en su sitio, por así decirlo. Cuando el paciente necesita correr, la rodilla puede ser colocada en posición deportiva, cuando quiera pasear la podrá poner en modo andar y si se le antoja ir más rápido también podrá articularla para ello. Son rodillas inteligentes. Podemos amoldarlas a las necesidades del paciente.

-¿En la ortopedia solo se trabaja con prótesis?

-No, hay mucho más. Por ejemplo, el tema de las camas articuladas. Tenemos todo tipo de ayudas técnicas para facilitar la vida del paciente y sus seres más cercanos. Montamos incluso cuartos de baño para personas impedidas en apenas unas pocas horas. Todas las ayudas técnicas las ponemos sin problemas. Proporcionamos una ayuda integral a todo el que nos lo solicite. Trabajamos tanto con el cliente final como con aquellas clínicas que nos lo soliciten.

-El tema de la accesibilidad cobra cada vez más importancia. ¿Las sillas siguen siendo una solución?

-Manejamos scooters o sillas de ruedas eléctricas. Este tipo de soluciones lo que permite al paciente es ganar una tremenda libertad. Recuerdo, como anécdota, un paciente tetrapléjico que sólo podía mover, y muy poco, la mano derecha. Cuando le llevamos la silla de ruedas eléctrica, alcanzó tal libertad que apareció a las 4 de la mañana en su casa (risas). Dan mucha libertad a personas impedidas. Estas sillas son muy utilizadas cada vez más por personas mayores que ganan una tremenda libertad para desplazarse kilómetros.

-Parece que solo se trabaja a posteriori, pero también es importante tener en cuenta los impedimentos leves o temporales, ¿no?

-Por supuesto. Normalmente cuando hay alguna lesión muscular o ligamentosa, hay productos en la ortopedia con el que podemos ayudar a la recuperación. De forma lenta, pero te permitirá recuperarte eficazmente. Aquí no sólo se trabaja con prótesis. También están las órtesis para la recuperación de cualquier miembro, ya sea el cuello, el pie, la mano...

-Cambiando el tercio, ¿qué innovaciones encontramos dentro de la optometría?

-Pues, sobre todo en cuanto a lentes bifocales, que son los llamados cristales progresivos, el campo que había anteriormente cuando se ponía un cristal de este tipo tenían el lejos y el cerca separados por una sola línea, que como es obvio molestaba. Nacieron los progresivos entonces. Son cristales que tienen varios campos: en el cerca-corto, el cerca-medio y el cerca-más abierto. Una persona que de verdad quiera tener una sola gafa, el progresivo es lo mejor que se puede poner. Todo el mundo se acostumbra y está cómodo al final, aunque cueste la adaptación. Nosotros ayudamos a esa adecuación del paciente a estos nuevos cristales.

-¿Qué retos les faltan por cumplir?

-Muchos todavía. Estamos intentando mejorar diariamente. Hemos hablado de las nuevas prótesis y todo eso son retos que tenemos que afrontar de empezar de nuevo. No es yo empecé en el 1982 y ahora me quedo aquí. Tenemos que ir aprendiendo con las nuevas tecnologías.