SEMANA SANTA EN PUERTO REAL

Vidal Muñoz pregonó la Pasión de la Villa, en un homenaje a los cofrades

  • La Banda de Música Pedro Álvarez Hidalgo ofreció un concierto de marchas antes de que el pregonero tomase la palabra en el Teatro Principal

José María Vidal Muñoz, pregonero de la Semana Santa de Puerto Real

José María Vidal Muñoz, pregonero de la Semana Santa de Puerto Real / C.P. (Puerto Real)

Con la marcha ‘Virgen de la Paz’, de Pedro Morales, como canto contra el conflicto bélico que se vive en Ucrania, comenzaba la Banda de Música Pedro Álvarez Hidalgo el concierto de marchas procesionales que este domingo ofreció en el Teatro Principal de Puerto Real como antesala del XLVI Pregón de la Semana Santa. Música cofrade para meter en ambiente a un público deseoso de encontrarse con el acto de apertura oficial de la Semana de Pasión de la Villa.  

Banda de Música Pedro Álvarez Hidalgo, el pasado domingo Banda de Música Pedro Álvarez Hidalgo, el pasado domingo

Banda de Música Pedro Álvarez Hidalgo, el pasado domingo / C.P. (Puerto Real)

Las mismas ganas tenían los componentes de la Banda, que mostraron su felicidad por volver a interpretar música cofrade en el Principal tras dos años de silencio por la pandemia. Por eso, todas y cada una de las marchas que sonaron estaban perfectamente elegidas, la ocasión lo merecía. El deseo de los músicos se acompañó de las ganas de rendir un pequeño pero emotivo homenaje a José Ramón Ortega, una persona indispensable para la banda, que lleva 40 años formando parte de la misma, los mismos que a punto está de cumplir la formación acompañando a las hermandades en sus salidas.

El homenaje se hizo justo antes de que se interpretase la marcha ‘Regidor Perpetuo’, que este 2022 cobra un matiz especial tras el nombramiento realizado al Nazareno de Puerto Real, a quien dedicaron la interpretación. 

Con la marcha Amarguras, a petición del pregonero, finalizaba el concierto de la Banda de Pedro Álvarez Hidalgo, y comenzaba, a las doce del mediodía, uno de los momentos más íntimos del pregón como fue el rezo del Ángelus que dirigió el Padre Juan Antonio Martín Barrera. 

Después de dos años de espera, se acercaba al atril José María Vidal Muñoz, a quien el Consejo Local de Hermandades había encomendado la tarea de pregonar la Semana Santa de la Villa. Lo hizo él directamente, sin presentador, algo también decidido por Vidal Muñoz. “No voy a ser más que el maestro. Que si ante tu pueblo no fuiste presentado, para tomarte como ejemplo ¿Cómo voy a tener presentador?”, dijo el pregonero haciendo referencia a la Semana Santa del 2019, en la que el Cristo del Ecce Homo, de la que es hermano y capataz, tuvo que dar la vuelta sin completar su desfile a consecuencia de la lluvia.

Con especial homenaje a los cofrades de la Villa, arrancaba Vidal Muñoz su pregón a la Semana Santa. “A la semana de las semanas”, dijo. Un tiempo que describió a la perfección con un rosario de palabras propias del argot eclesiástico, cofrade y popular, que encerraban muchos sentimiento. Mucho más de lo que marca un diccionario.

“No puede caber más arte ni entenderse mejor, que Amor y Resurrección. Desde el Río a la Prioral, dos asociaciones parroquiales son las que abren y cierran la Semana Santa de Puerto Real”, pregonó José María Vidal. Y de San Pedro a la Prioral, pasando por María Auxiliadora, San Benito, la Victoria o la capilla del Colegio La Salle. Con dulzura, poesía y mucho sentimiento, el pregonero tuvo palabras para todas y cada una de las Hermandades de la Villa, comenzando por la Asociación Parroquial del Cristo del Amor. “Este Cristo del Amor, hermano mío, Dios quiera que muy pronto, cuando pise la carrera oficial, será una nueva cofradía y su amor repartirá. Podremos gritar con fuerza y así lo podremos aclamar, que este Cristo no es gaditano aunque así sea su andar. Este Cristo no es de un barrio, sino de Puerto Real”.

Pregón de la Semana Santa de Puerto Real Pregón de la Semana Santa de Puerto Real

Pregón de la Semana Santa de Puerto Real / C.P. (Puerto Real)

Y de ahí, al primero de los domingos esperados: el Domingo de Ramos. Poesía para la Borriquita y la Estrella, que enlazó como el Lunes Santo de Los Dolores y el Martes Santo de Perdón y Misericordia. Una especial parada hizo el pregonero en el Miércoles Santo. Tras versos dedicaos a la Hermandad de la Vera Cruz y la Amargura, el pregonero se detuvo, besó su medalla, la de la Hermandad del Ecce- Homo, para tener palabras para su Cristo, describiendo cómo será su soñada entrada, por primera vez en la historia, en la Carrera Oficial. “Se presentará ante el pueblo en la parada oficial. Se escucharán los aplausos de su primera entrá. Se confundirán con los metales al son de la Marcha Real. Y a la voz de la trasera con la llamá del capataz, se hará de nuevo el silencio y se dedicara la levanta, por este que es mi pueblo y por esta mi hermandad”.

Sin salir de María Auxiliadora, las palabras se dirigieron al Cristo Medinaceli en la noche del Jueves Santo, de la madrugá puertorrealeña, en la que comparte protagonismo con el Nazareno, con el Regidor Perpetuo de la Villa, que el pregonero no pasó por alto. Dio las gracias a la alcaldesa de Puerto Real –presente en el escenario-, en nombre de los cofrades. Y aunque no es habitual en un pregón, hubo incluso tiempo para la crítica política. “Qué entenderán de sentimientos estos señores, y todo por su interés político de no poder ver a la Iglesia viva”, dijo el pregonero refiriéndose a los detractores del nombramiento.

Especialmente emotivas fueron las palabras que dedicó a la Virgen de la Soledad y al Cristo Resucitado, “un nuevo paso de la muerte a la vida”. “El señor de la victoria en su sagrada resurrección y volveremos las caras para ver a Cristo, al que ha vencido la muerte”, empezó a pregonar. “Con un color muy especial: el siempre rosa claro. Recuerdo de unas mujeres valientes a las que la vida les ha dado un profundo y doloroso palo”, proclamó el pregonero muy emocionado, destacando la relación de la Asociación Parroquial del resucitado con la Asociación Agamama (Asociación Gaditana de Mujeres con Cáncer de Mama).

Contando los días para celebrar una nueva Semana de Pasión, el pregono ponía fin a un maravilloso pregón que el público en pie agradeció con un largo plauso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios